14 noviembre, 2017

Cuando un estudiante de Derecho ha aprobado todas las asignaturas de segundo año, obtiene su certificado de Ius Postulandi. Con ese documento, está en condiciones de representar a personas naturales y jurídicas ante los Tribunales de Justicia.

Es el primer acercamiento al ejercicio de la profesión de abogado; un momento en que reafirman su vocación por la defensa de los intereses públicos y privados.

“Marca el inicio de nuestro largo camino en esta ancestral y solemne profesión a la que dedicaremos gran parte de nuestras vidas”, dijo el estudiante de la Universidad Autónoma de Chile Cristóbal Mason, en la ceremonia en que recibió su certificado junto a otros 29 orgullosos compañeros de generación.

La actividad fue encabezada por el Secretario Académico de la Facultad, profesor Juan Andrés Troncoso, y contó con la presencia del director de esa carrera en Santiago, profesor Patricio Valdés, académicos, investigadores y familiares de los alumnos.

En su mensaje, Mason sostuvo que “llevaremos siempre a nuestra universidad como el Alma Mater; la que nos entregó las herramientas y conocimientos necesarios para desenvolvernos con propiedad, que requiere de un sacrificio constante por la reivindicación de los derechos y el imperio de la justicia”.

“Esto lo saben a la perfección cada uno de los profesores, que pasaron por el mismo camino en que nos encontramos hoy y del que aún nos falta mucho por recorrer. Eso nos sirve para reforzar nuestras convicciones y mantenernos con la esperanza de que algún día podremos ser como aquellos grandes docentes a los cuales leemos y admiramos”.

Añadió que ejercerá la profesión con probidad y de forma honorable, “dejando en claro que los estudiantes de la Autónoma tenemos una vocación de servicio a la comunidad y nuestro país”.