4 abril, 2018

Como una forma de acercar a los niños a la casa de estudios superiores, la carrera de Química y Farmacia de la Universidad Autónoma de Chile invitó al Jardín Infantil Payasito de la ciudad de Talca a presenciar una jornada de magia y juegos denominada “La química del color”. Esta actividad formó parte del “Mechoneo Diferente” que quiso desarrollar la carrera perteneciente a la Facultad de Ciencias de la Salud de la institución.

Los estudiantes de Química y Farmacia prepararon un espectáculo con baile, música y pinta caritas para los pequeños. Además, realizaron magia con elementos característicos del laboratorio, logrando de esta forma el asombro en los niños. La directora de la carrera, Mg. Rossy Escobar, acentuó en la motivación de los estudiantes para con estas actividades. “Como ustedes saben mis alumnos son nuevos en esta universidad, es primer año que impartimos la carrera de Química y Farmacia, por lo tanto, una de las funciones principales es darnos a conocer. Primero que todo que la comunidad sepa que tenemos esta nueva carrera y segundo practicar algo que es muy importante para nuestra universidad que es la responsabilidad social. En este caso queremos mostrarle ciencia a niños que tienen entre 4 y 5 años y que vienen con muchas ganas de sorprenderse”, afirmó Escobar.

Para los representantes de este jardín infantil, perteneciente a la Junji, la iniciativa permitió que los pequeños disfrutaran con algo desconocido para ellos como la utilización de elementos de laboratorio. Además, afirman que los niños ya conocen la Universidad Autónoma y se entusiasman cuando visitan la institución. “Es positivo porque nos habían invitado de otras carreras, pero nunca de esta nueva que es Química y Farmacia. Me encontré con la sorpresa que fue una recepción acogedora, ordenada y super organizada de la carrera, los niños están fascinados participando de la actividad. Los chicos llegan contando a su casa que vienen a la Universidad Autónoma, la reconocen y acá estamos contentos disfrutando con algunos apoderados que nos acompañan”, subrayó Marcela Caqueo, educadora del Jardín Payasito.

Pese al poco tiempo de clases que llevan los estudiantes, han logrado conocerse y entablar una buena relación. Así lo reconoce Richard Alarcón, estudiante de Química y Farmacia. “A nosotros se nos ocurrió la idea de animar un jardín infantil, creemos que los niños son el futuro y ayudarlos a ellos es lo mejor que podemos hacer. Nuestro curso es muy unido, pese a que nos conocemos hace menos de un mes. Participamos en las actividades de la semana mechona y ganamos, así que contentos”, finalizó Alarcón.