15 mayo, 2018

Un análisis historiográfico de la transición chilena comparada con el caso español, y la construcción social de los desastres a partir de las sequías en Chile durante el siglo XVIII. Esas son algunas de las investigaciones que desarrollan los estudiantes del Doctorado en Historia de la Universidad Autónoma de Chile.

“Comenzamos este 2018 con muchos desafíos, que nos tienen muy motivados”, señaló su directora, Inmaculada Simón, Doctora en América Latina Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid.

Además de varios otros estudios, como la influencia de los colonizadores italianos en Chile y la imagen del indígena mapuche en el imaginario nacional, el programa ya se está preparando para renovar su actual acreditación -por 2 años hasta agosto de 2019- y graduar a sus primeros egresados.

“Somos un doctorado con una fuerte vocación internacional y un enfoque interdisciplinario, para generar conocimiento científico a partir de metodologías actuales y reflexivas de otras disciplinas de las ciencias sociales”.

En la inauguración de su año académico, el profesor de la Universidad de Chile Carlos Sanhueza dictó la clase magistral “La circulación global del conocimiento: redes e intermediarios”. En ella, abordó cómo la historia de la humanidad puede ser entendida a partir de la evolución de las ciencias.

En ese contexto, destacó que la formación de capital humano avanzado y los estudios científicos de frontera son claves para avanzar en la disciplina.

“El motor de la investigación es el estudiante de doctorado, porque está en condiciones de modificar las visiones más ortodoxas y cuestionar las perspectivas más dominantes. También puede insertar su trabajo en redes internacionales muy potentes”.

El doctor en Historia formado en la Universidad Autónoma de Chile posee la capacidad de aportar interpretaciones novedosas y nuevos conocimientos sobre procesos históricos, debates historiográficos y discusiones teóricas.

Además, conoce los métodos y técnicas de investigación para liderar proyectos y generar trabajos del más alto nivel, integrar equipos multidisciplinarios y desarrollar propuestas que requieran análisis e interpretaciones históricas sobre las problemáticas de las sociedades de todos los tiempos.