11 junio, 2018

Hace apenas tres meses que entraron a estudiar Pedagogía en Educación Física y esa nueva generación de estudiantes de la Universidad Autónoma de Chile ya se prepara para comenzar en agosto sus prácticas iniciales en distintos establecimientos educacionales de la Región Metropolitana.

En la asignatura Aproximación a la Docencia, de primer año, los estudiantes observan en terreno la realidad del ejercicio de la profesión y aprenden de la experiencia de otros profesores. Y lo hacen vistiendo sus buzos deportivos institucionales.

Este 2018, 60 alumnos recibieron su indumentaria en una emotiva ceremonia de Investidura en compañía de sus familiares y docentes, que los identificará como orgullosos profesores en formación de esa casa de estudios en cada uno de los colegios y liceos.

“Quienes visten ese uniforme saben que implica también responsabilidad social, vocación por la educación permanente y el reconocimiento a las personas como individuos libres e iguales en dignidad y derechos”.

Durante sus estudios universitarios, “verán que la sociedad del futuro exige profesores que utilicen su compromiso y creatividad para resolver los grandes desafíos pedagógicos. Ambas son competencias fundamentales”.

Citando al investigador español Dr. David Bueno, Santander dijo que “la mayoría de las asignaturas deben hacerse sobre la base de la música, la plástica y la educación física, que activa las mismas zonas del cerebro que se emplean para operaciones matemáticas”.

Por lo mismo, el director de carrera invitó a los alumnos a asumir en propiedad el rol del profesor de Educación Física, que es a su juicio mucho más que correr o saltar: es desarrollar habilidades motrices, expresión corporal, salud, respeto y disciplina.