12 octubre, 2017

El puerto alemán de Hamburgo fue sede del Sexto Encuentro Anual de la Red Inveca (Investigadores Chilenos en Alemania), efectuado el 5 y 6 de octubre. En esta versión uno de los asuntos principales de debate fue la creciente preocupación por la denominada “fuga de cerebros” (brain drain o talent drain) que está afectando a Chile, específicamente a aquellos jóvenes y no tan jóvenes que con enorme esfuerzo y pasión invirtieron años de su vida en capacitarse en el extranjero, a través del programa estatal becas Chile y obtuvieron su Doctorado.

El Vicerrector de Investigación y Postgrado de la Universidad Autónoma, Dr. Iván Suazo, participó como invitado especial en el meeting para evaluar propuestas e ideas sobre cómo poner atajo a este despilfarro de talento y conocimiento de los becarios.

El problema se produce cuando los profesionales regresan al país, ya que como becarios tienen el compromiso y exigencia legal de compartir sus conocimientos, pero no encuentran campo laboral en investigación, viéndose obligados a optar o pensar en optar por radicarse fuera de nuestras fronteras para poder trabajar.

En esa línea, el Vicerrector Suazo intervino en el panel denominado “Retorno y Reinserción”, en el cual se abordó el escenario con el que se encontrarán los investigadores una vez que regresen a Chile, esto es, un sistema universitario altamente competitivo, en el que existirán pocas plazas para su inserción, especialmente en las universidades tradicionales. Ante este escenario, indicó, el rol de las universidades privadas que se encuentran desarrollando investigación es “una buena noticia” para los jóvenes, ya que significa aumentar las posibilidades de reinserción.

“Mi principal recomendación fue que los jóvenes preparen su retorno con suficiente tiempo, que contacten anticipadamente a instituciones en Chile y que comiencen a vincularse académicamente antes de retornar al país”, puntualizó.

Las estadísticas evidencian un fuerte incremento de profesionales chilenos que han obtenido un doctorado en variados campos profesionales, por todo el mundo. De hecho, cuando Chile ingresó formalmente como miembro pleno a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, (7 de mayo de 2010) una de sus principales desventajas fue su bajo grado de escolaridad promedio. Para revertir este indicador, entre 2006 y 2010 se implementó el programa de especialización Becas Chile, administrado por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt). La iniciativa permitió que profesionales se perfeccionaran en las mejores universidades del mundo.

Los investigadores presentes en Inveca 2017 plantearon su preocupación por la realidad que muchos de ellos han debido enfrentar a su regreso y constatar que no existe desarrollo científico y tecnológico que dé abasto para al alto número de especialistas que retornan. Se conocieron algunos de doctores en diversas ciencias que se quedaron en Chile obligados a cumplir con el tiempo de “retribución del conocimiento” que exige la beca, para luego buscar trabajo en otras latitudes, generándose la “fuga de cerebros”.

El Vicerrector Iván Suazo estuvo junto a los rectores de las universidades Diego Portales, Carlos Peña; de O’Higgins, Rafael Correa; y el gerente de emprendimiento de CORFO, Tadashi Takaoka. También tuvo oportunidad de compartir con Patricio Pradel, Embajador de Chile en Alemania; Erwan Varas, Cónsul de Chile; y Loreto Schnake, agregada científica de la legación diplomática.

El director de Red Inveca, Edder Cifuentes, aseveró que “esta entidad trata de ser una plataforma de contacto entre instituciones chilenas e instituciones alemanas y entre instituciones chilenas y estudiantes chilenos en Alemania para generar lazos que puedan convertirse en una red de apoyo y posibilidad laboral”.