18 Mayo, 2017

La última versión de los Juegos Olímpicos de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago no solo terminó con ganadores y vencedores. Los verdaderos triunfadores fueron quienes vieron en el deporte competitivo una intensa expresión de la vida universitaria.

Apenas se anunció la competencia, Vicente Toledo decidió armar un equipo de básquetbol junto a otros estudiantes de Kinesiología “con el objetivo claro de ser los primeros”.

No todos sabían jugar. Entrenaban todos los jueves e incluso uno de sus profesores, ex seleccionado nacional, los ayudó a desarrollar un planteamiento táctico. Y terminaron campeones.

“Este año pretendemos seguir jugando con estudiantes de Kinesiología de Temuco y Talca, y también de otras universidades”, dijo Vicente. “Nuestro propósito es identificarnos como carrera y como Universidad Autónoma de Chile”.

Para esas competencias, ya tienen un nuevo uniforme completo, como parte de los premios por haber sido los ganadores de los Juegos Olímpicos de esa casa de estudios en básquetbol.

“Ese es el verdadero valor de una competencia de esta naturaleza”, dijo el Vicerrector de Sede, Francisco Baghetti, tras hacer entrega de los reconocimientos a cada uno de los equipos vencedores en fútbol, básquetbol, ajedrez, vóleibol y tenis de mesa, en categorías varones y mujeres.

Junto con agradecer el compromiso y esfuerzo de cada uno de los jugadores, precisó que lo más importante es promover el deporte recreativo y competitivo como parte de la formación profesional.

Debido al éxito de la primera versión, la Dirección de Asuntos Estudiantiles ya prepara los Juegos Olímpicos 2017, con el desafío de superar los más de 800 jugadores del 2016.