13 septiembre, 2017

La Ficha Estadística Codificada Uniforme o FECU, como se le conoce en el mundo empresarial público, ya dejó de ser un informe absolutamente financiero, para transformarse en un método de reporte universal.

La Comunidad de Organizaciones Solidarias, dedicada a la articulación de fundaciones y corporaciones orientadas a la exclusión social y situación de pobreza, hizo propio el formato para crear una autorregulación y rendir cuentas al Estado. Esto para incidir en las políticas públicas.

En convenio con la Universidad Autónoma de Chile en Santiago, las 200 instituciones que forman parte de la Comunidad cerraron el proceso de su FECU Social, que se extendió durante el último año.

Alejandra Pizarro, directora ejecutiva de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, explicó que convocaron a sus sociedades “a realizar su memoria y balance en un formato estandarizado y comparable. Le pusimos FECU como un guiño al rubro empresarial, para que se entienda que es una rendición de cuentas. Con la Universidad Autónoma tenemos convenio de colaboración en términos de pasantías, proyectos de tesis, prácticas profesionales e infraestructura”.