5 febrero, 2018

A 16,5 llegó el Indice de Confianza Empresarial de La Araucanía en la medición realizada de enero por la Facultad de Administración y Negocios de la Universidad Autónoma de Chile, en conjunto con la Universidad del Desarrollo y la Sofofa, representada por la Multigremial.

Si bien el promedio registró una baja de 1.7, los niveles de confianza se mantienen en “moderadamente optimista”, lo que a juicio del vicedecano de la unidad académica encargada, Humberto Salas, es positivo “ya que al hacer un análisis de los últimos trimestres móviles, en general en La Araucanía han mejorado las condiciones de las expectativas del empresariado local respecto de cómo se proyectan los escenarios futuros para la generación de negocios en la región. Eso podría tener efectos positivos en la actividad económica así como también en el empleo para los siguientes trimestres”, puntualizó.

A su juicio, uno de los antecedentes relevantes del ICEA de enero, es la mejora considerable que registra el sector Construcción, que subió de 11.9 en diciembre a 41.7.

“Mejora considerable sus niveles de optimismo, explicado básicamente porque el sector considera positiva la proyección de la situación del negocio para los próximos períodos y por otra parte, la proyección de contratación de trabajadores también mejora. Esto no deja de ser relevante, dado que la construcción es uno de los sectores que genera mayor empleo en La Araucanía, porque si el sector se mantiene con buenos niveles de optimismo, permite proyectar un buen escenario para el empleo en este rubro”, destacó el académico.

Salas destacó además la mejora en el nivel de confianza del empresariado en el sector Industrial, que presenta buenas proyecciones para la demanda dentro del país y también en sus niveles de inventarios.

“El caso del sector Agrícola y Forestal –que baja de 22.8 en diciembre a -7.2- marca una tendencia hacia la baja que se explica principalmente por la disminución en los ingresos por ventas del sector. Hay que entender que en la región hay un potente sector exportador que hoy, con las variaciones o las bajas en los tipos de cambio, también han visto mermado sus ingresos. Adicionalmente, esto implica que la proyección de los empresarios del rubro respecto del precio futuro de sus producciones para la próxima temporada también es a la baja. Eso ha hecho que el sector se haya movido con tendencia a la baja respecto del optimismo en esta última medición”, sostuvo Salas.

Buena percepción

A su juicio, esta medición evidencia que en general en La Araucanía existe una muy buena percepción de las proyecciones respecto de la situación de los negocios y de la situación de la economía. “Y esto es positivo, dado que las mejores expectativas  generan sin duda un mayor dinamismo en la actividad económica regional, así como también una mejora considerable en algunos sectores  respecto de la proyección de la contratación de mano de obra”, puntualizó.

Aseguró que pese a que las proyecciones respeto de la demanda nacional o precios de los insumos se mantienen a la baja, no son tan relevantes o no generan un peso relativo tan importante como para poder determinar que existe pesimismo.

“Al contrario, la región se mantiene o se mueve hacia el optimismo y hacia una mejor proyección de la actividad para los próximos períodos”, aseguró Salas.