Investigadora de Trabajo Social abordó los desafíos en torno a la salud reproductiva de mujeres migrantes

 

Todos los países tienen la responsabilidad de asegurar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres migrantes y los equipos de Salud deben construir las mejores condiciones de acceso universal, sin discriminación y con pertinencia cultural.

Así lo señaló la Dra. Andrea Avaria, docente investigadora de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago, durante una charla sobre salud reproductiva y mujeres migrantes organizada por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades.

Revise aquí la charla completa

Según datos citados por la experta, durante la actual crisis sanitaria ha significado un costo más alto para las familias migrantes o hijos de población migrante respecto de los nacionales, “básicamente por las limitaciones de acceso a programas sociales”.

En ese contexto, “facilitar o garantizar el acceso a salud sexual y reproductiva y el respeto al parto humanizado son parte de los desafíos. Es necesario diseñar estrategias de trabajo más territorial para lograr un acompañamiento más activo en los espacios locales”.

Garantizar el acceso a anticonceptivos, el suministro de tratamientos, el control de embarazo, el respeto al parto humanizado, reforzar el enfoque de derechos en las residencias sanitarias y en los espacios de frontera, son otros desafíos relevantes en este ámbito.

Para avanzar, la investigadora de la Universidad Autónoma de Chile destacó que “es fundamental mejorar el conocimiento social de los derechos de atención no solo de las mujeres migrantes sino de las mujeres en general”.

Además, mejorar la capacidad de identificar las necesidades de los usuarios y de ponderar la experiencia de origen de la mujer migrante.

 

Menú
Open chat
X