Jessica Acuña no es estudiante de la Universidad Autónoma de Chile, pero subió orgullosa al escenario para entregar personalmente el delantal a su hija Alexandra, de primer año de Medicina en Santiago.

“Ha sido un momento muy emocionante y muy especial”, dijo al finalizar la ceremonia de Investidura. “Todos sabemos que el camino de ellos para convertirse en profesional es largo, pero como mamá uno siempre está acompañándolos”.

Fueron más de 50 los alumnos que, acompañados también por sus docentes y autoridades de esa casa de estudios, recibieron el delantal que desde ahora los distinguirá como médico cirujanos en formación.

“Es muy significativo que a nosotros, los padres, nos den la oportunidad de ser parte de este primer paso de nuestros hijos en la Universidad y entregarles en sus manos el uniforme que los acompañará durante toda su vida”.

“Tengo dos hijos mayores que estudiaron Derecho. Pero Alexandra nos dijo ‘quiero ser médico’ y sé que lo va a cumplir, porque ella de verdad está aquí por vocación de servicio a los demás”.

El blanco de la tenida representa “ejercer para servir a los pacientes de la mejor manera y con dignidad”, explicó el director de carrera, Dr. Jaime Burrows, al finalizar la ceremonia, a la que cada año hacen partícipes a los padres, apoderados y personas significativas para sus estudiantes.

“La investidura es un momento en que también reflexionamos en conjunto sobre la gran tarea que están asumiendo, los enormes desafíos que se vienen por delante y el profundo sentido de una profesión que busca servir a las personas”.

A partir del primer año, los estudiantes de Medicina realizan pasantías en distintos centros de atención primaria de Salud, lo que constituye una aproximación al ejercicio de la disciplina desde el inicio de su formación.

Menú
Open chat
X