Dos estudiantes de Derecho proyectan su ejercicio profesional entre la Magistratura y el Derecho Internacional

A fines del año pasado, Catherina Muñoz y Camila Levipil participaron en la Competencia de Litigación Internacional de Derechos Humanos, organizada por la Universidad Libre de Bogotá (Colombia). Ahí, pusieron en práctica lo que aprendieron y descubrieron talentos que no conocían.

Las orgullosas estudiantes de Derecho de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago comenzaron una intensa preparación, apoyadas por su docente Beatriz Garfias. Profundizaron en contenidos que ya habían visto en clases y estudiaron otros nuevos: fuentes del Derecho Internacional, tratados internacionales, derechos humanos y del niño y jurisprudencia nacional y comparada, entre varios otros.

“La profesora siempre nos tuvo mucha paciencia”, dice Catherina, de cuarto año. “Tiene mucha experiencia en esos temas y dedicó parte importante de su tiempo a hacer sesiones de trabajo para prepararnos lo mejor posible”.

Cerca de un mes antes del torneo les entregaron detalles del caso ficticio que debían defender: dos personas naturales y una comunidad indígena. Las contrapartes simulaban representar al Estado y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Fuimos capaces de desempeñarnos en un escenario simulado pero apegado a la realidad, porque los jueces nos interrumpían para hacer preguntas muy específicas”.

Ahora que comenzó el año académico y a poco de egresar, proyecta su ejercicio profesional como Jueza, influenciada por esa valiosa experiencia.

Camila está entre el Derecho Internacional y el Penal. “Para mí fue muy importante desarrollar la habilidad de vincular el Derecho con los hechos; llevar los actos de los sujetos a un plano jurídico”.

También “entender y aplicar las etapas de un juicio oral; saber cómo presentarse ante una Corte y cómo dirigirse a los magistrados; aprender a contestar rápida y acertadamente las preguntas de la Fiscalía o de los jueces”.

Como sea, aspira a dar a su carrera un enfoque social. “Creo que ya tengo las condiciones elementales para enfrentarme a un tribunal real y aportar a resolver injusticias que muchas veces quedan sin sanción”.

Menú
Open chat
X