Cuatro estudiantes de Administración Pública de la Universidad Autónoma de Chile finalizaron su práctica intermedia en la Seremi de Medio Ambiente de la Región Metropolitana, y su informe final entregó evidencia de que el Sistema de Certificación Ambiental Municipal (SCAM) liderado por esa cartera efectivamente “impulsa a los gobiernos locales que adhieren a él a instalar o fortalecer procesos de gestión en ese ámbito”.

Así lo señaló Marjory Riquelme, Encargada del Área de Educación Ambiental y Participación Ciudadana de esa repartición.

“Estas conclusiones fueron en función del análisis del levantamiento de información del SCAM, con el objetivo de conocer cómo ha sido la instalación de dichos procesos”, precisó.

“El estudio realizado por los alumnos nos ayuda a mejorar procesos de nuestro programa. El mirarlo desde otra perspectiva nos invita a reflexionar en cuanto a su proyección en los municipios, lo que ha permitido generar avances en la materia”.

Junto con destacar la motivación, disciplina y responsabilidad de los futuros profesionales, subrayó su capacidad de “profundizar el estudio encomendado. De una revisión documental exhaustiva surgió la necesidad de realizar una entrevista a los profesionales de las Unidades Ambientales de los municipios seleccionados para realizar este estudio. Este tipo de iniciativas vienen a potenciar el trabajo realizado y constituye una habilidad importantísima al momento de realizar un trabajo de manera formal, algo que se valora muchísimo”.

Entre agosto y diciembre del 2019, Francisca Quiroz, Fernanda Carvajal, Javiera Rojas y Nicolás Muñoz analizaron el impacto del SCAM en ocho de las 52 municipalidades adscritas al sistema.

“Primero tuvimos que ver los expedientes de cada una de ellas y el impacto de la certificación en esas comunas”, explicó Rojas.

“La certificación se mide en cinco niveles. Comparamos las que están en la calificación básica respecto de las sobresalientes, entrevistamos a los encargados, identificamos aspectos que mejoraron en el municipio como institución y en la comunidad y entregamos algunas sugerencias”.

Se trató, a su juicio, de “una experiencia enriquecedora y casi nos convertimos en expertos en SCAM. Estudiamos, salimos a terreno, contrastamos datos con la realidad y todo eso da un valor agregado al trabajo que realizamos”.

Menú
Open chat
X