Más de medio centenar de expositores tuvo la segunda Feria de Emprendedores de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago. Negocios que están recién comenzado y otros ya en franco crecimiento, fruto de la iniciativa personal y familiar de pequeños empresarios de San Miguel.

Productos y servicios a pequeña escala y en las más diversas áreas; desde mermeladas caseras de recetas escondidas hasta planchado express y enmarcaciones de cuadros. Todos con un común denominador: son parte de un proyecto de capacitación impulsado por esa casa de estudios.

Desde comienzos del 2016, docentes y estudiantes de la Facultad de Administración y Negocios realizan clases teóricas, talleres y asesorías personalizadas seminarios y ferias como esa, con el propósito de potenciar las habilidades de emprendimiento e innovación de pequeños comerciantes de San Miguel.

Aprovechando la metodología Aprendizaje Servicio (A+S), abordan áreas como finanzas, marketing, obligaciones tributarias e incluso e-business, incorporándolos de lleno a las tecnologías de información y comunicación.

Todo en el marco de un MECESUP adjudicado a esa institución de educación superior, en el que todos los actores reciben sus beneficios.

Los microempresarios formalizan sus negocios y adquieren las herramientas necesarias para crecer; los estudiantes transfieren los conocimientos y destrezas adquiridas y conocen la realidad productiva local, adquiriendo así una perspectiva adicional al futuro ejercicio de sus profesiones.

El Centro de Emprendimiento para el Aprendizaje es el responsable de su ejecución en Santiago. Durante el año pasado, participaron más de 100 personas y 160 alumnos de Ingeniería Comercial y Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión.

Este 2017 la cifra puede ser aún mayor, sobre todo, por los resultados de las que ayer eran tímidas innovaciones y hoy son pequeñas empresas camino a la consolidación.

Menú
Open chat
X