Cuando un usuario se acerca al consultorio, clínica u hospital, no basta que el profesional indague sobre su condición física. Conocer sus hábitos de alimentación, el contexto social y su cultura, son parte de un diagnóstico acertado y un tratamiento efectivo.

Porque todas esas variables influyen, de un modo u otro, en los problemas médicos, psicosociales y funcionales del paciente. Y por eso es también el modelo de atención que deben conocer los futuros profesionales.

“El enfermero debe tener los conocimientos y habilidades para abordar a la persona en su contexto”, explicó la profesora de Enfermería magíster Giselle Knust, tras inaugurar el seminario “Valoración integral: el desafío de la enfermería moderna”, organizado por la Universidad Autónoma de Chile para estudiantes de esa carrera en Santiago.

Adultos mayores, inmigrantes y niños y jóvenes que requieren necesidades especiales de atención, fueron contenidos abordados en la jornada, realizada en el campus El Llano Subercaseaux.

En línea con los objetivos sanitarios establecidos en Chile, “la valoración pasó de ser solo biomédica a biopsicosocial, considerando así la integralidad del paciente», precisó Knust.

De ahí que sea fundamental que los alumnos sigan profundizando en ese modelo y lo apliquen en sus campos clínicos e internados.

Menú
Open chat
X