Cada 35 segundos alguien en el mundo es diagnosticado con cáncer a la sangre y para muchos de ellos una donación de células madre sanguíneas de un donante compatible es su única posibilidad de vivir. Con esta afirmación, la Fundación DKMS justificó la realización de una campaña de potenciales donantes que fue acogida por la Universidad Autónoma de Chile.

DKMS es una fundación internacional sin fines de lucro que busca dar una nueva oportunidad de vida a las personas con cáncer de sangre que necesiten un trasplante a través del registro de potenciales donantes de células madre sanguíneas, proceso que la Universidad Autónoma de Chile quiso apoyar realizando de manera corporativa una campaña de donación, según explicó la directora de Asuntos Estudiantiles de la casa de estudios superiores, Katherine Valenzuela.

“En este caso, estamos promoviendo en nuestra comunidad universitaria el registro, que es muy sencillo y consiste en una toma de muestra de saliva, la que posteriormente es analizada por parte de la fundación para saber las posibilidades de compatibilidad con los posibles donantes. Esta es una iniciativa de responsabilidad social universitaria promovida desde la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE), que busca también informar, dar a conocer y generar conciencia de las posibilidades de esta acción, fomentando entre nuestros estudiantes la donación no solo de sangre sino también de órganos”, indicó Valenzuela.

En Chile, según datos del sector salud, se diagnostican al año tres mil nuevos casos de distintos tipos de cáncer a la sangre, de los cuales 250 se presentan en niños, donde el 50 por ciento corresponde a algún tipo de cáncer a la sangre.

La coordinadora de campañas de DKMS, Suvi Lemetyinen, dijo que esta temática es nueva en el país, ya que solo desde 2017 las personas pueden ser donantes de células madre sanguíneas, aunque precisó que el tratamiento médico se ha estado utilizando por años, razón por la cual valoró la realización de este tipo de actividades. “El año pasado hicimos 150 campañas, vamos a distintas empresas, universidades, instituciones públicas y organizamos actividades de este tipo, entonces efectivamente todas las semanas estamos visitando distintos lugares y organizamos iniciativas iguales o muy similares a la que estamos organizando acá en la Universidad Autónoma de Chile”, dijo la representante de la fundación.

En ese sentido, Lemetyinen destacó la recepción que tuvo la campaña en la comunidad educativa de la universidad, la que asistió no solo a registrarse como potenciales donantes sino también a informarse de esta iniciativa y el proceso. “La recepción, en general, ha sido muy buena, pero siempre la gente tiene un poco de dudas sobre el tema de los métodos de donación, cómo funciona el proceso completo. Hoy lo que hemos hecho es el registro y después, si alguien resulta compatible con un paciente, gestionamos la donación”, explicó.

Para poder ser donante, la persona debe tener entre 18 y 55 años, buena salud, no tener enfermedades crónicas y pesar más de 50 kilos.

Menú
Open chat
X