U. Autónoma promueve prácticas en la fonoaudiología basadas en la evidencia

Con el objetivo de compartir experiencias y resultados de investigaciones publicados en revistas científicas internacionales para promover prácticas más éticas en la fonoaudiología, la Universidad Autónoma de Chile en Talca organizó el Seminario “Evidencia de la terapia de resistencia en el agua”, junto al Doctor en Vocología por la Universidad de Tampere, Dr. Marco Guzmán, referente internacional en terapia vocal y fisiológica.

La actividad fue encabezada por el director de la carrera Fonoaudiología de la casa de estudios superiores, Mg. Miguel Panchana, quien agradeció la participación de Guzmán y reconoció la importancia de su disciplina en el quehacer profesional de la fonoaudiología. “En otros tiempos, la rehabilitación vocal era prácticamente basada en la experiencia de los profesores y del clínico, lo cual también es de mucho valor para la investigación, pero hoy en día y cada vez más se promueve la práctica basada en la experiencia porque es el camino más seguro para poder conocer la verdad  en relación a lo que ocurre en los procesos de rehabilitación en relación a personas que tienen problemas de la voz y con todas las áreas del conocimiento humano”, explicó Guzmán, quien detalló que la terapia de resistencia del agua (TRA) es un tipo de ejercicio con tracto vocal semiocluido, siendo este uno de los ejercicios más utilizados y con mayor  evidencia científica.

Para Guzmán, la terapia no es el tratamiento por sí solo, ya que el tratamiento es la forma correcta en que se utiliza la terapia de resistencia en el agua. No obstante, en redes sociales y plataformas digitales se difunden videos e información, al respecto, con un uso incorrecto de la técnica.

El experto indicó que la TRA consiste en la fonación de varias tareas (tarea fonatoria) en un tubo con el extremo libre sumergido en un recipiente con agua. De esta forma, además de explicar las diferencias entre una tarea fonatorias y ejercicio, se refirió a formas clásicas de la TRA (cada método con secuencias propias): con tubo de vidrio o tubo finlandés sumergido en agua y con “Lax Vox” (asociado a una marca comercial) o fonación con un tubo de silicona sumergido en una botella con agua.

Una opción más económica, dijo, es con pajilla y vaso con agua. “Es una opción muy válida, pero no la recomendamos como la mejor opción. No es que no sea válida ni que no produzca efectos, de hecho, si los produce, pero hay otras prácticas con otro tipo de tubos que produciría mayor efecto… Ningún ejercicio es un ejercicio mágico que produce efectos por sí solo, si no se trabaja en un contexto de rehabilitación vocal fisiológica en donde buscamos explorar y reconocer las sensaciones”, indicó.

Basado en estudios realizados, Guzmán sostuvo que han encontrado que la terapia fisiológica, a partir del uso de buenas herramientas, produce una disminución del umbral de presión de fonación y de la presión subglótica, entre otros efectos, lo cual promueve una mejoría en la respuesta ante la demanda vocal, reduce el esfuerzo fonatorio y disminuye sensación de fatiga vocal.

Guzmán destacó la importancia de promover en las universidades el conocimiento de los tratamientos basados en la experiencia, “no porque la evidencia sea perfecta y la experiencia tengamos que dejarla de lado, por ningún motivo, de hecho la práctica basada en la evidencia incluye la experiencia del clínico, sino porque contribuye a terapias más éticas que impacten de mejor forma en la calidad de vida de nuestros pacientes y sus usuarios”, concluyó.

Menú
Open chat
X