Su formación científica y tecnológica en ciencias básicas, ciencias de la ingeniería e ingeniería aplicada para solucionar problemas de su entorno, así como el empuje por promover mejoras en la producción de bienes y servicios los ha llevado a ser emprendedores. Felipe González y Hans Espinoza, ingenieros civiles industriales egresados de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, así como José Cerón, estudiantes de la carrera, reconocen hoy sus errores y aciertos como emprendedores, pero estos no les limitan en sus procesos de diseño y rediseño, lanzamiento y producción de nuevos negocios.

Para mostrar desde la experiencia de jóvenes las herramientas de la ingeniería, aplicadas al emprendimiento y las organizaciones a partir de la consideración de recursos humanos, financieros y tecnológicos, la Facultad de Ingeniería y su carrera Ingeniería Civil Industrial en Talca, realizaron el seminario “Emprendedores ICI”, instancia en la que los asistentes, en su mayoría estudiantes, conocieron casos de éxito en la región, desde una mirada disciplinar.

El director de la carrera en Talca, magíster Luis Carter Fuentes, señaló que el encuentro se concibió como un aporte a los futuros profesionales, a fin de incentivarlos con la experiencia, misma que se encuentra en los pasillos, laboratorios y salas de la casa de estudios superiores.

“Para ser emprendedor se debe ser valiente. Es súper complejo en el sentido de que tienen responsabilidades a su cargo, como los empleados y salarios a pagar… Las ideas y la rentabilidad se van generando con los días. Ser emprendedor hoy es algo complejo, pero es sumamente satisfactorio cuando las ideas resultan. En el camino uno se da cuenta que es difícil, pero se puede. Al ver que se logran las metas, nos percatamos de que los techos, o los límites, no existen”, comentó Carter, quien también cuenta con experiencia en emprendimiento en el área.

Instó a ser emprendedores y desarrollar ideas, a utilizar las herramientas entregadas por la carrera, desarrollar nuevos proyectos y buscar las oportunidades.

 

INGENIERÍA DE DATOS

“Mahuida Bar & Pizzas” es el emprendimiento de Felipe González, quien subrayó que la ingeniería de datos es posible de aplicar a todas las áreas del mercado, a fin de emprender y mejorar procesos. En

su caso se inclinó por el ramo gastronómico porque tuvo algunas experiencias en el área desde muy joven, incluso desde su paso por la Universidad.

“Se puede aplicar la ingeniería, lo aprendido en la carrera, a cualquier emprendimiento, por ejemplo la ingeniería de datos. Nosotros trabajamos con software con imágenes de calor que nos permiten conocer las mesas con mayor movimiento, así como analizar horarios y frecuencias… También es posible analizar a través de gráficos los ingresos y ventas, tipo de pagos y productos más vendidos”, señaló

Para González “en el fracaso hay aprendizajes” y muestra de ellos han sido las adaptaciones realizadas en su emprendimiento, con el pasar de los años y con base en datos extraídos de la ingeniería

 

NO MORIR EN EL INTENTO

Con la frase “Emprender y no morir”, extraída de un seminario realizado por la Universidad, al cual asistió años atrás y aseveró le entregó grandes aprendizajes, Hans Espinoza inició su presentación, en la cual relató la historia de sus emprendimientos: Agencia de Marketing Digital Guzanno y Venta de Productos y Servicios Lemurya.

“Recuerdo que creé la agencia un 14 de octubre de 2018 y el 18 de octubre vino el Estallido Social. Me empecé a mover un poco, buscando clientes, pero había incertidumbre… Empecé de nuevo a moverme en verano y vino la pandemia. Todo marzo o abril no hubo clientes y empecé a cuestionarme si debía buscar empleo… En plena pandemia, en junio del año pasado creamos con una amiga una utopía de modalidad de trabajo y empezamos armar ideas, esto fue creciendo, pero siendo sinceros, ventas hubo hasta después de un año y eso ha sido con base en la constancia y un gran equipo, porque yo sólo no hubiese podido hacerlo”, relató Espinoza quien aconsejó “no enamorarse de los emprendimiento” y ser objetivos con estos, a fin de generar las adaptaciones necesarias.

En su opinión el liderazgo para dirigir un buen equipo será primordial, la empatía y la motivación serán, por tanto, necesarios. En la actualidad, Espinoza se prepara para iniciar negociaciones con mercados extranjeros como el de India.

 

ATENDER UNA NECESIDAD

José Cerón aún es estudiante de la carrera Ingeniería Civil Industrial. En su paso por la Universidad ha sido ayudante de asignaturas, se ha sumado a voluntarios de RSU y ha formado parte de intercambios internacionales que hoy lo perfilan hacia el camino de las tecnologías y la inteligencia artificial.

Su emprendimiento inició con la pandemia y la necesidad de responder a un requerimiento social. Atraído por la tecnología, adquirió junto a tres amigos una impresora 3D a la cual dieron uso con la producción de escudos faciales, cuyo fin inicial eran las donaciones. Comenzaron su trabajo con aportes económicos, pero pronto entendieron que conceptos como “red de contactos”, les serían de gran utilidad.

“De la nada las empresas privadas comenzaron a comprarnos escudos faciales y tuvimos que definir un modelo de negocios, con precios, costos e ingresos, para también seguir donando escudos faciales sin perder dinero. Llegamos a Coquimbo, Temuco y Concepción… Pasamos de 1 a 8 impresoras”, relató Cerón, quien destacó la importancia del desarrollo de habilidades blandas para el liderazgo y la toma de decisiones.

“Habrá problemas y en esos momentos será necesaria una buena comunicación… Siempre pensamos que tenemos todo controlado y en las clases nos hablan de conceptos y procesos que asumimos que los conocemos, pero siempre deberán escuchar lo que les dicen quienes los apoyan en sus emprendimientos”, reflexionó.

Menú
Open chat
X