Los diversos fenómenos experimentados en sociedad, producto del cambio climático, generan complejas y diversas realidades en el territorio, las cuales demandan miradas específicas sobre el medioambiente.

A propósito de atender dichas temáticas, puntualmente las relacionadas al recurso hídrico, la Universidad Autónoma de Chile ejecutará con recursos del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional del Maule (FIC-Maule 2020), el proyecto “Vulnerabilidad y riesgo hídrico ante fenómenos climáticos extremos”, el cual estudiará la adaptación al cambio climático y conservación de los servicios ecosistemáticos en la cuenca del río Claro.

El director del proyecto, Dr. Carlos Esse, quien además es docente-investigador de la casa de estudios superiores, explica que como parte de la propuesta, se desarrollará un levantamiento de los distintos ecosistemas presentes en la cuenca y los sistemas productivos coexistentes. Asimismo, se implementará una red de monitoreo de la calidad y cantidad hídrica, con el objeto de reconocer el comportamiento del flujo, balance hidrológico y cómo este se comporta en distintos períodos, como primavera y verano, otoño e invierno

El proyecto con una duración de 36 meses, el cual también recibe por nombre HidroClim, analizará cómo se ven afectados los sistemas productivos.

Es de destacar que la propuesta se desarrollará con metodología y apoyo del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México, organización con la cual Esse trabajó de manera conjunta en 2015 para estudiar la vulnerabilidad de la Cuenca del río Toltén en la Región de La Araucanía.

Es de destacar que el proyecto, además, reunirá investigadores de las tres sedes (Santiago, Talca y Temuco) de la Universidad Autónoma de Chile.

El proyecto tendrá como socios estratégicos a la municipalidad de San Rafael, el Comité Regional de Cambio Climático del Maule (liderado por la Intendencia de la Región del Maule) y el Ministerio del Medio Ambiente.

 

ACERCAMIENTO AL TERRITORIO

Esse explica que la primera fase del proyecto permitirá reconocer el valor que la sociedad entrega a los distintos ecosistemas y sistemas productivos presentes, mismo insumo que permitirá evaluar el grado de vulnerabilidad que presenta la cuenca ante el cambio climático como un fenómeno estresante.

“También vamos a conocer cuáles son las capacidades adaptativas, o sea, que tanta capacidad tienen los distintos territorios para poder enfrentar el cambio climático, desde la perspectiva del curso hídrico”, indicó.

Al conocer los niveles de vulnerabilidad presentes, el equipo de investigadores de la Universidad, instalará una red de monitoreo, que a su vez permitirá valorar la calidad y cantidad de agua de la cuenca; esto incluye cantidad de esteros temporales y efectos de las variaciones estacionales.

 

RESULTADOS

La información obtenida como parte del estudio, será compartida con actores del territorio, a través de así como actividades y capacitaciones en materia de cambio climático, en las cuales tendrá participación el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México.

Asimismo, se proyecta formar parte del Plan Nacional de Cambio Climático, a propósito de apoyar su implementación a escala local. “Esto es parte de la política pública y con eso queremos contribuir a su desarrollo, proponiendo medidas para el cambio climático, las cuales van a ser específicas para el territorio de la cuenca del río Claro”, señaló Esse.

Menú
Open chat
X