Los modelos teóricos de la Terapia Ocupacional desarrollados en Europa y Norteamérica, no siempre son suficientes para explicar todas las dimensiones de la disciplina y su praxis. Tampoco el enfoque biomédico por sí solo.

Aunque es una profesión del área de la salud, el terapeuta ocupacional holandés Frank Kronenberg es parte de un movimiento internacional que impulsa una conexión aún más estrecha con lo social, cuyos principios compartió con estudiantes de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago.

Durante el taller “Terapia Ocupacional y derechos humanos: hacia la generación de prácticas humanizantes”, abordó temas como las conceptualizaciones, teorías y filosofías.

Además, realizó trabajos grupales para discutir los fundamentos disciplinares basada en un enfoque de derechos, para finalmente elaborar propuestas para nuevas prácticas de la profesión.

Magíster en Terapia Ocupacional y candidato a doctor por la Universidad de Cape Town, Sudáfrica, Frank Kronenberg es investigador social, activista, cofundador de Shades of Black Works y de Terapia Ocupacional sin Fronteras; académico y colaborador de universidades en África, América y Europa.

Para el director de la carrera en la Universidad Autónoma de Chile, magíster Jorge López, la actividad dio cuenta de una disciplina centrada en el ser humano como sujeto único, irrepetible e inserto en un contexto social; una “ocupación”.

Por lo mismo, es un individuo activo dentro de sus procesos de vida, como la ocupación o la rehabilitación en su sentido amplio, que conducen hacia su bienestar y mejoramiento de su calidad de vida.

Precisó que los contenidos abordados en el taller teorico-práctico, forman parte del plan curricular de la carrera y de las orientaciones de la Organización Mundial de la Salud tendientes al sentido comunitario de la profesión.

Menú
Open chat
X