La carrera de Química y Farmacia de la Universidad Autónoma de Chile, que se imparte en su sede Talca desde este año, viene realizando diversas actividades académicas dirigidas a profesionales del área de la salud, alumnos y la comunidad con el objetivo de generar conciencia en la población respecto de temáticas relativas al uso de los medicamentos.

De esta forma, se han abordado conceptos como la bioequivalencia y la polifarmacología en los medicamentos, de manera de informar a las audiencias sobre aspectos que son de alta prevalencia en la población, destacando así el rol ético y profesional del químico farmacéutico.

“En Chile tenemos dos problemas de salud pública bien importantes asociados a la toma de fármacos. Primero, la automedicación, y segundo la polifarmacología que se refiere a los pacientes que toman más de cinco fármacos al día; y dentro de nuestro rol social y ético está el educar a la población, siendo el farmacéutico el llamado a realizar esa labor. Nosotros hemos visto en las prácticas tempranas de nuestros estudiantes en la farmacia privada, con la cual tenemos un convenio a nivel nacional, que en sus informes reportan que lo que más observan son estos dos problemas”, dijo la directora de Química y Farmacia, Mg. Rossy Escobar.

Por eso, la temática de la polifarmacología fue destacada como un elemento importante en la formación de los futuros químicos farmacéuticos, entendiendo que allí debe existir una revolución a nivel farmacológico, cambiando el paradigma de la investigación, y llamando a los nuevos profesionales a ser creativos y a innovar en esta área.

Al respecto, el académico de la Facultad de Ciencias de la Salud, Dr. Miguel Reyes, explicó que patologías como el cáncer, hipertensión o diabetes tienen múltiples vías que pueden ser atacadas y tratadas para que el paciente se mejore, y eso normalmente se logra aplicando varios fármacos a la vez, algo que en la práctica funciona pero que tiene una serie de implicancias económicas, domésticas y de interacción de los medicamentos. “La idea de la polifarmacología es que los medicamentos puedan cubrir lo que hoy hacen tres o cuatro sustancias distintas, tratando de que lo haga una sola porque eso disminuye varios problemas. Para eso hay que entender cómo funcionan los fármacos y cuáles son las vías sobre las que queremos atacar las distintas patologías”, explicó el investigador.

En este contexto, la directora de la carrera destacó que acciones como éstas generan procesos de educación, primero en los estudiantes y futuros profesionales, y luego en la población que es atendida por los químicos farmacéuticos. “Además, como profesión tenemos un área de desarrollo de medicamentos que se llama tecnología farmacéutica y que está muy potenciada en nuestra carrera en la Universidad Autónoma de Chile, por lo tanto, en esa área estamos llamados también a crear nuevas formas farmacéuticas que disminuyan esta polifarmacología. Por ejemplo, una píldora que tenga dos fármacos incluidos con una sola toma diaria evitaría muchos errores de medicación o de poco efecto finalmente en las terapias”, precisó Escobar.

En ese sentido, la académica valoró el trabajo y el enfoque de la carrera respecto de estas temáticas, subrayando el aporte tanto en la formación de nuevos profesionales como en los efectos que ello tiene en la población.

Menú
Open chat
X