Apenas ingresan a la Universidad Autónoma de Chile, los alumnos de Medicina reciben los delantales que distinguen a la profesión. Desde el primer año, asumen el compromiso con una disciplina cuyos principios van más allá de la salud física.

Fueron sus propios padres y familiares quienes les entregaron el uniforme, durante una emotiva ceremonia de investidura a la que asistieron autoridades universitarias y docentes.

En su discurso, la presidenta del Centro de Estudiantes en Santiago, Natalia Valdés, describió con precisión el sello que distingue a los titulados de esa casa de estudios.

“A través de este simbólico acto, son reconocidos ante toda la comunidad como alumnos de la carrera. Ahora que tienen sus delantales, es su deber otorgarles valor a través de un desempeño basado en el rigor y la ética, enalteciendo así el nombre de la universidad y del ejercicio de la profesión”.

Recordando su propia experiencia en los campos clínicos, dijo que cuando los usuarios los ven usando ese impecable traje blanco “depositan en nosotros toda su confianza, lo que significa una tremenda responsabilidad y no podemos fallarles”.

Por eso, los llamó a “enaltecer a su universidad y a la medicina» respetando a las personas, aprendiendo a escuchar y sobre todo perfeccionarse constantemente, para así estar en condiciones de brindar una atención de salud integral y de excelencia.

Menú
Open chat
X