Referentes de la industria publicitaria analizaron el presente y los desafíos del sector en contexto de pandemia

La irrupción de los computadores en la publicidad fue la primera gran “revolución” de la industria en Chile, en la década de 1990. La segunda es la crisis sanitaria, que ha obligado a desarrollar nuevas formas de trabajar y de pensar, en lo individual y colectivo.

Así lo señaló Francisco González, cofundador y Director General Creativo de la agencia INBRAX, durante un conversatorio organizado por la carrera de Publicidad y Comunicación Integral de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago sobre la situación actual y los desafíos del sector.

Precisó que en este contexto clave es tener las habilidades para liderar procesos creativos ágiles y contundentes en un ecosistema digital, marcado por el almacenamiento en la nube y el teletrabajo que quizá se mantendrán en el tiempo.

Aun cuando desde el estallido social ya trabajaban en un sistema mixto presencial y a distancia, la pandemia los obligó a cambiar definitivamente la sala de reuniones y su particular dinámica por el home office. Desde entonces, dijo, todo cambió.

Para la Directora General Creativa de Agencia Puerto, Ingrid Lira, el año 2020 estuvo marcado por una tendencia de las marcas a no saber qué comunicar para no herir susceptibilidades o incomodar a la audiencia, pasando rápidamente de ser referentes a actores altamente cuestionados.

A eso se suma que algunas compañías no habían desarrollado lo suficiente la venta online y aquellas que sí lo hicieron se vieron sobrepasadas por la alta demanda, escenario que sigue incierto hasta hoy.

El ánimo de la gente ya no es el mismo, reconoció también Francisco Camacho, Director General Creativo de Ogilvy Chile. Tampoco el de los clientes, que a su juicio comprendieron que el propósito sí es importante, llevándolos a hacerse cargo de la situación real del país y por ende cambiando los ejes de comunicación y las formas de generar contenidos.

Sin embargo, dependiendo de la naturaleza y alcance de las agencias de publicidad, los efectos no fueron del todo negativos. Así como clientes rentables dejaron de serlo, otros de la industria del consumo masivo tuvieron buenos resultados, como las bebidas y la televisión.

Menú
Open chat
X