Con un llamado por parte de la presidenta de Universia y de Banco Santander, Ana Botín, a un mayor protagonismo para la educación porque es “la principal respuesta y la mejor herramienta para enfrentar los grandes desafíos y combatir los problemas de hoy y de mañana”, se dio por clausurado en Salamanca el IV Encuentro Internacional de Rectores Universia, actividad en que participó el rector de la Universidad Autónoma, Teodoro Ribera.

La actividad, cuya celebración coincide con el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, reunió los días 21 y 22 de mayo a 600 rectores de 26 países que representan a 10 millones de estudiantes de universidades de todo el mundo, en un debate que, bajo el lema “Universidad, Sociedad y Futuro”, ha profundizado en los retos que afronta la Universidad.

Las conclusiones se recogen en la ‘Declaración de Salamanca’, un documento que “reitera el compromiso de las universidades para reinventarse y transformarse para seguir liderando el progreso”, según Ana Botín.

Cabe recordar que la actividad contó con la asistencia del rey de España, Felipe VI y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Ana Botín subrayó que “es necesario que la educación cuente con mayores recursos públicos y privados”, ya que de ella “nacen la igualdad y la libertad, el pensamiento libre y crítico. Tumba prejuicios y abre las mentes, nos aleja de extremismos y populismos, de post-verdades y de intentos de manipulación de la opinión pública”.

Botín anunció que Universia y Banco Santander se hacen partícipes de estos objetivos mediante tres líneas de actuación en su colaboración con el mundo universitario:

  1. Potenciar el capital humano de las universidades para garantizar mayor equidad en el acceso a oportunidades y el desarrollo en competencias técnicas y transversales, como el sentido crítico y ético, el emprendimiento y la movilidad intercultural y digital.
  2. Fomentar las alianzas y el trabajo en red entre universidades y con otros agentes.
  3. Contribuir a la transformación digital y a la gestión de su impacto en la sociedad para garantizar un crecimiento inclusivo y sostenible.

“Nuestra alianza con las universidades es una prueba fehaciente de este compromiso. Como prueba de ello, en los próximos tres años más de 200.000 estudiantes recibirán una Beca Santander, lograrán una práctica en una PYME o participarán en programas de emprendimiento liderados por vuestras universidades y apoyados por el Santander”, señaló Ana Botín.

Para Ana Botín, “se requieren acciones decididas mirando al futuro”, como las que se derivan de la Declaración de Salamanca presentada hoy y que animan a “seguir trabajando por una Universidad mejor en un mundo mejor”, por “una visión de futuro en que la inclusión, la igualdad de oportunidades y la sostenibilidad, todas ellas en un marco de búsqueda de la excelencia, serán las prioridades que guíen todas nuestras decisiones.” En conclusión, “juntos podemos tener un gran impacto y ser catalizadores del cambio.”

El Encuentro de Salamanca da continuidad al de Río de Janeiro (Brasil, 2014), Guadalajara (México, 2010) y Sevilla (España, 2005). Estos encuentros cuentan con el respaldo de Banco Santander, la empresa que más invierte en apoyo a la educación en el mundo (Informe Varkey/UNESCO–Fortune 500), que mantiene cerca de 1.300 acuerdos de colaboración con universidades e instituciones académicas de 21 países a través de Santander Universidades (www.santander.com/universidades), y agrupa a más de 1.300 instituciones académicas iberoamericanas a través de Universia.

 

 

Menú
Open chat
X