Educación, calidad y acreditación fueron algunos de los temas que se abordaron en la inauguración del año académico de la Universidad Autónoma en Santiago, la actividad fue encabezada por el rector Teodoro Ribera y con la presencia del ministro de Educación, Gerardo Varela.

La autoridad universitaria manifestó una serie de inquietudes e interrogantes respecto a la inminente promulgación de la Ley de Educación Superior, oportunidad en la que también planteó la necesidad de “estabilidad y previsibilidad, igualdad de oportunidades y no discriminación, más libertad y no tanta desconfianza”.

“A días de que la nueva ley de educación deba ser promulgada y entre en vigencia, aspiramos a que la misma, junto con un incremento de la calidad genere un escenario estable, una condición básica para el desarrollo de los proyectos universitarios”, fue uno de los planteamientos que formuló el rector de la Universidad Autónoma de Chile, Teodoro Ribera, al ministro de Educación, Gerardo Varela.

Teodoro Ribera manifestó su preocupación de que los recursos disponibles y la focalización de estos estudiantes en algunas universidades termine afectando la sustentabilidad académica de los proyectos que lo cobija. Que el Estado limite los aranceles que está dispuesto a pagar por los servicios académicos que presta, es una norma entendible desde un punto de vista fiscal; pero que limite, además, el número de matriculados totales gratuitos y no gratuitos, y que fije los aranceles de esto últimos, terminará por afectar la autonomía misma de estas instituciones.

 Responsabilidad de los estudiantes con la gratuidad

Por su parte el ministro Varela destacó que “la diversidad de proyectos educativos enriquece no solo la discusión académica, sino también la discusión pública y con ella el sistema democrático. Pero además dicha diversidad refleja también la diversidad de la propia sociedad civil de las cuales las universidades deben ser sus espejos”.

Pero junto con esto catalogó a los estudiantes que han sido beneficiados con la gratuidad como unos “privilegiados”. Y en ese sentido, los llamó a “que se reciban y que después contribuyan a los que les van a seguir en esa ruta”.

“No se olviden que hoy día el presupuesto del Ministerio de Educación da cuenta de un cuarto del presupuesto de la nación, eso le impone la obligación y la responsabilidad de honrar esa confianza de los miles de chilenos cuando tenemos urgencias en el Sename, en la Araucanía, gente postergada, problemas en las cárceles, la responsabilidad que tienen los estudiantes con esta gratuidad que le están confiriendo todos los chilenos es enorme”, concluyó el ministro de Educación.

 

 

Menú
Open chat
X