Párvulos del Jardín Infantil de la U. Autónoma participan de emotiva ceremonia de licenciatura

En una significativa ceremonia y respetando los aforos y medidas sanitarias, alumnos del Medio Mayor del Jardín Infantil de la Universidad Autónoma recibieron su diploma de egreso del centro educativo para enfrentar nuevos desafíos.

De esta manera, con presencia de padres y apoderados se desarrolló la licenciatura de 26 niños, quienes han debido enfrentar sus últimos dos años con aprendizajes asincrónicos y presenciales debido a la crisis sanitaria.

La directora del Jardín Infantil, Tamara Muñoz Salinas, se refirió a esta importante ceremonia señalando que “me emociona saber que ha llegado el momento donde nuestros niños y niñas han crecido y hoy emprenden su vuelo a lugares donde conocerán a nuevas personas, nuevas experiencias y sobre todo tendrán vivencias que serán significativas en su vida futura, al igual que las que tuvieron en nuestro jardín infantil. Hoy tendrán un nuevo comienzo en diferentes establecimientos educacionales pero, pese a ello, el carisma y esplendor de cada uno quedará en nuestro corazón y nuestros recuerdos. Ha sido un año difícil, diferente, pero en cada momento hemos puesto nuestra mejor energía para brindar todo lo que ellas y ellos necesitan para enfrentar los días venideros”, precisó Muñoz.

Los padres y apoderados observaron emocionados la ceremonia, al saber que sería el último día de los pequeños en el jardín infantil. Javiera Purches Fuentes, estudiante de Fonoaudiología de la Universidad Autónoma y apoderada del establecimiento, contó que su hija Ema ingresó al jardín infantil cuando tenía tres meses de vida y ahora con cuatro años finaliza su experiencia en el recinto educativo. Javiera destaca el apoyo que ha recibido por parte del jardín en su rol de estudiante y mamá. “Que la universidad entregue la oportunidad de tener a mi hija cerca, que las tías sean súper amables y tengan muy buena disposición, a uno como mamá y como estudiante te deja tranquila y te da las herramientas para seguir avanzando. Ha sido una muy buena experiencia. Mi hija entró al jardín a los tres meses y se va ahora con cuatro años, en los que su estadía ha sido muy bonita y con grandes aprendizajes. Con respecto a la pandemia, las tías se han preocupado desde el comienzo del año pasado, ya sea con clases online o presenciales; les enviaban sus materiales y trabajaban de forma complementaria en la casa y en el establecimiento, así que súper bien”, describió Purches.

Por su parte, Jaime Paiva Ferrada, papá de Augusto Paiva Fuentes, destacó la preocupación de las tías y los aprendizajes de su hijo. “Súper buena la experiencia y lo bueno es que estaban las medidas sanitarias impecables, así que todo bien. Pese a que mi hijo estuvo solo este año en el jardín de la Autónoma, le sirvió mucho para aprender y para compartir con sus compañeros, ya que estuvo en clases presenciales durante todo el año”, describió Paiva.

El trabajo realizado en el recinto educacional es multidisciplinario. El jardín infantil con diversos convenios en pro del desarrollo integral de los niños que forman parte de la comunidad educativa y pese al distanciamiento social, se ha continuado el trabajo con la Dirección Comunal de Salud de Talca, la carrera de Terapia Ocupacional y Pedagogía en Educación Parvularia de la casa de estudios superiores, se subrayó en la ceremonia.

Además, se destacó que la Universidad Autónoma de Chile fue la primera casa de estudios de la Región del Maule en firmar un convenio con la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), para construir y operar un jardín infantil en respuesta a la responsabilidad social que tienen ambas instituciones frente a la comunidad, la que se ha visto reflejada en el soporte que ha brindado el recinto educativo a los padres, apoderados y párvulos, en medio de la crisis sanitaria actual.

Menú
Open chat
X