La carrera de Obstetricia y Puericultura de la Universidad Autónoma de Chile certificó a 45 de sus estudiantes, de tercero y cuarto año, como monitoras en lactancia materna, una actividad que la unidad académica viene realizando hace varios años con el objetivo de formar a las futuras profesionales en el fomento y cuidado de este acto que es considerado clave en el desarrollo integral del recién nacido.

La directora de la carrera de Obstetricia y Puericultura, Mg. Lucila Cerda, junto con felicitar el esfuerzo e iniciativa del grupo de estudiantes en preparase para asumir la tarea de ser monitores en lactancia materna, destacó que hay grandes desafíos en esta área que la institución debe seguir asumiendo como parte del compromiso de formar profesionales socialmente responsables.

“Esta actividad, que lleva varios años, se ha mantenido en el tiempo y queremos que siga manteniéndose porque la lactancia materna no se termina. Estamos en una etapa en la región donde los indicadores del año pasado fueron mucho mejores y esperamos que en 2020 las estadísticas nos demuestren que las cifras son positivas y que, además, el componente que tenemos hoy de la diversidad cultural como un elemento muy importante, nos permita seguir capacitándonos para trabajar con las personas que se están asentando en nuestro país y que, por lo tanto, van a ser parte de las atenciones que tenemos que proporcionar. Por eso creemos que la capacitación compromete, es responsable y permite la renovación. La lactancia permanentemente está entregando, a través de las capacitaciones, de las conferencias y congresos mundiales, nuevos conocimientos que hacen agregarle más valor a esta acción y por eso que nuestra profesión tiene que esforzarse por llevar adelante este proceso”, destacó.

En ese sentido, la matrona docente de la carrera de Obstetricia y Puericultura, Natalie Adasme, explicó que la capacitación de este año para las estudiantes estuvo enfocada en la lactancia materna con mujeres inmigrantes, de manera de fortalecer en ese grupo la importancia de este proceso. “Esta certificación habilita a las estudiantes para participar en los puerperios de las maternidades apoyando a las madres en la lactancia materna. Nuestro objetivo es promover y proteger este proceso exclusivo hasta los seis meses y para eso estamos capacitando a alumnas de tercero y cuarto año, de manera de relevar esta acción que es fundamental para el crecimiento y desarrollo de los recién nacidos. Hay estadísticas que señalan que la lactancia materna hasta los seis meses disminuye el riesgo de infecciones, y con ello se ayuda al desarrollo y salud del recién nacido”, indicó la profesional.

Una de las participantes de este proceso de capacitación fue Daniela Sepúlveda, quien manifestó su satisfacción por la instancia vivida durante este año, especialmente por las opciones de aprendizaje obtenidas. “Junto a mis compañeras estuvimos en varias actividades y fue una experiencia que nos abre más puertas y adquirimos más herramientas para poder desarrollarnos en un futuro profesional. Uno de los propósitos por el que me inscribí en este curso fue para ver qué herramientas me podían entregar y cómo ello me puede ayudar en mi desarrollo futuro para poder relacionarme con la paciente, sus hijos y la familia, porque esto no es solo madre e hijo, sino que también involucra a la familia y el entorno, y ayuda a derribar mitos respecto de la lactancia materna”, destacó la estudiante.

Menú
Open chat
X