160 estudiantes de nueve carreras de la Universidad Autónoma de Chile se suman este semestre al Programa Aprendizaje+Servicio (A+S) que lleva adelante la Dirección Académica de la institución, instancia donde se aplica una metodología que responde al eje de Responsabilidad Social Universitaria al permitir que los estudiantes se relacionen con el medio y que esa relación, a través de su rol profesional, impacte positivamente en las comunidades.

En esta oportunidad, también se contará con el apoyo del área de Formación General, otra instancia universitaria que busca entregar conocimientos transversales a los estudiantes para fortalecer sus competencias.

La coordinadora del Programa A+S, Rosario Villalobos, destacó el trabajo conjunto que se está llevando adelante con el área de Formación General y con socios comunitarios que permite que se concreten iniciativas donde los estudiantes ponen en práctica la dimensión de responsabilidad social. “Tenemos asignaturas en la totalidad de las carreras que están dictando la metodología, y estamos trabajando en conjunto con los profesores y desde la coordinación, apoyando la búsqueda de socios comunitarios y nueva generación de convenios para la universidad”, subrayó Villalobos.

En el lanzamiento del Programa A+S estuvieron presente, además, algunos de los socios comunitarios con los cuales la universidad está desarrollando esta metodología. Uno de ellos es el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), institución que, a través de su director regional, Gerardo Villagra, valoró la posibilidad que entrega la casa de estudios superiores de poder potenciar un tema tan relevante como el fomento productivo en su dimensión social. “Hoy estamos contando nuestra experiencia desde la institución hacia el fomento productivo y eso nos ha generado, además de la experiencia, aprendizaje. Hay emprendimientos sociales que han impactado muy fuertemente y hemos demostrado que se puede hacer un buen negocio con enfoque social, con dinamismo cultural, sin dañar el ecosistema, sin dañar algunas barreras de ingreso a otras áreas o rubros de la economía, así es que creo que vamos a contar buenas vivencias que hemos tenido con el fin de demostrar que se puede hacer un proyecto social, una empresa social, que sea económicamente muy rentable y que también genere un impacto importante”, destacó Villagra.

Menú
Open chat
X