Viernes, sábado y domingo las puertas de la Universidad Autónoma de Chile estuvieron abiertas para las matrículas 2018. Proceso que resulto exitoso, más aún si se considera que de no haber retractos las vacantes ofrecidas estarían llenas, señaló el prorrector de la casa de estudios, Juan Enrique Froemel.

Y si bien las esperas fueron largas, dado que concurrió un gran número de futuros alumnos, muchos de ellos acompañados de sus apoderados, el sistema operativo de la casa de estudios funcionó bien y con buena organización.

El prorrector precisa que cómo aún no se tiene la cifra de retractos y está activada la listas de espera “nuestra preocupación hoy día es quedarnos con más alumnos de los que permite el sistema, porque estamos limitados  a  un crecimiento de un 2,7%”, aclara Juan Enrique Froemel.

El mencionado porcentaje lo establece la Glosa de la Gratuidad para las universidades que están adscritas al sistema, señalando que el crecimiento de la matrícula en   la admisión de primer año no puede ser superior a un 2,7%”.

“No podemos aumentar sobre eso. Si nos pasamos hay una multa”, precisa el prorrector, pero hace hincapié en que la U. Autónoma cree que habrá un calce, “porque la meta cumplida es el total global, pero en estos momentos se está viendo el ajuste carrera por carrera, porque quizás algunas queden con más demanda y otras con menos”.

El total de matriculados es de 5.765 personas (cifra entregada por la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio) siendo las carreras más demandadas medicina y odontología, asimismo tuvo un gran interés Química y Farmacia, que se empezó a impartir este año.

Menú
Open chat
X