Ser feliz es una decisión personal y consciente, que parte con aceptar y reconciliar lo bueno y lo oscuro de la vida. No es “él” secreto, pero sí el punto de partida para una reflexión más profunda.

Esa es la conclusión del más reciente estudio que la psicóloga Pilar Sordo realizó en varios países de América Latina, y que compartió con cerca de 300 escolares durante una conferencia en la Universidad Autónoma de Chile en Santiago.

“Para tomar esa decisión hay que ser agradecido, apreciar lo bueno y achicar lo malo. Se necesita fuerza de voluntad para mantener esa actitud todos los días, sentido del humor y fe para el que la tiene”.

A partir ahí es cuando se debe elegir qué hacer, sin esperar a que los dolores pasen para tomar esa decisión.

“Me gustó mucho todo lo que ella nos dijo”, señaló José Quiroz, alumno del Colegio Niño Dios de Malloco. “Nos explicó cómo vivir el día a día, partiendo de algo tan elemental como agradecer cuando despertamos”.

¿Lecciones? Muchas. La más importante, dice, es tener conciencia que cualquier cosa puede pasar cuando va a clases, cuando regresa o cuando sale con sus amigos un fin de semana cualquiera.

Para Camila Arenas, del Colegio Larun Rayun de Puente Alto, “los adolescentes creemos que las sabemos todas y nunca nos pasará algo malo. Pero ahora me doy cuenta que esa no es la actitud correcta”.

Dice que ahora puede entender un poco más lo que es ser feliz y cómo lograrlo. “Siento que no vivimos la felicidad como debiera ser”.

A la charla, “La felicidad del siglo XXI”, asistieron también escolares del Colegio San Luis de la comuna de San Miguel, junto a más de un centenar de estudiantes de distintas carreras que imparte la Universidad Autónoma de Chile en Santiago.

Menú
Open chat
X