Por Mauricio Onetto

Durante los últimos días hemos presenciado la caída de una serie de monumentos en distintas ciudades del país. Por las calles de Temuco la estatua de Arturo Prat se arrastraba y en Concepción, al igual como sucedió en Irak con Sadam Husein, la imagen de Pedro de Valdivia, el “padre fundador” de Chile, caía ante el algarabío de cientos de personas al son de consignas en mapudungun. Estas imágenes no dejaron indiferente a nadie. Las voces más conservadoras pusieron el grito en el cielo contra los infames de la patria y el “lumpen”; otras denunciaron el daño al “patrimonio de todas y todos” los chilenos. Otras, indicaron que esto se justificaba por la represión histórica al “Pueblo”.

Ver Columna Completa en: ElMostrador.cl

Menú
Open chat
X