Un convenio que tiene como objetivo desarrollar actividades conjuntas destinas a fortalecer la labor que realizan pequeñas agrupaciones de apoyo a segmentos vulnerables, estableció la Universidad Autónoma de Chile en Temuco con la Corporación de Organizaciones Solidarias, cuya misión es fomentar, fortalecer y motivar la colaboración entre las organizaciones que trabajan en la superación de la pobreza y exclusión social, en pro de instalar la solidaridad como un valor y práctica en la cultura.

El acuerdo contempla entre otras acciones, proyectos de colaboración, trabajos de voluntariado, encuentros, talleres, prácticas, pasantías, estudios u otras iniciativas que determinen las partes.

La firma del documento estuvo a cargo de Emilio Guerra, vicerrector de la Universidad Autónoma de Chile en Temuco y Alejandra Pizarro, directora ejecutiva de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, quien valoró el interés de la casa de estudios por sumase a la labor que realizan con casi 200 organizaciones, entre ellas Techo, Coanil, Fundación las Rosas, Banigualdad, y Conín.

“Hoy en Chile el 20% de la población no accede a los beneficios o frutos del desarrollo. Por eso es importante que los alumnos que se están formando conozcan esa realidad, porque deben ser capaces de generar nuevas maneras de generar inclusión. Este es un espacio extraordinario para vincularse con lo que ocurre en el medio en que ellos luego se insertarán desde el ámbito profesional”, puntualizó.

Destacó además que con esta tipo de convenios se aplica la metodología A+S (aprendizaje servicio) “que responde a la necesidad que tienen hoy las universidades de vincularse con el mundo de menos posibilidades, porque es una manea de impulsar en los alumnos la creatividad y la  innovación para ser profesionales realmente al servicio de un Chile más justo e inclusivo”, puntualizó.

El vicerrector de la Autónoma, en tanto, señaló que la casa de estudios tiene como objetivo no sólo formar profesionales de excelencias sino personas integrales, en el sentido que puedan hacerse cargo de lo que significa su función profesional futura en la sociedad en la que le corresponderá desarrollarse.

“Deben ser ciudadanos cívicamente responsables, porque en una  sociedad no se puede vivir sin mirar al lado, sin ver lo que está ocurriendo con los hermanos que están tan necesitados de diferentes formas y donde un profesional puede aportar. Por eso la importancia de este acuerdo, Para la universidad es una obligación dentro de vocación pública, estar trabajando con organizaciones de esta naturaleza. Esto ayuda el espíritu de la Autónoma, ayuda a nuestros alumnos a ser  mejores personas y también ciudadanos cívicamente responsables”, puntualizó.

Menú
Open chat
X