Tras participar en el Foro Mundial de Negocios Indígenas realizado en Nueva Zelanda, la académica e investigadora de la Facultad de Administración y Negocios de la Universidad Autónoma de Chile, Rosa Caniumil, llegó a nuestra región con nuevas ideas y con una visión mucho más amplia de las brechas que hoy existen en Chile en el desarrollo de esta materia, lo que se transforma en una herramienta muy útil para el proceso de aprendizaje de nuestros estudiantes.

Esta experiencia para la ingeniera civil industrial fue increíble «pues estuvimos cuatro días participando en un foro y de la feria de emprendedores, donde los maorí eran anfitriones. Además estaban muy presentes también los representantes de Canadá, quienes recibirán a las delegaciones de todo el mundo que en 2019 participen de esta instancia en su país. Desde Chile, la delegación principalmente estaba compuesta por mapuche, de los cuales 5 eran emprendedores que trabajan con nuestro Centro de Emprendimiento e Innovación».

Durante este viaje se reunió con diferentes académicos de la Universidad de Massey, entidad con la que la Autónoma firmó un convenio este año para hacer investigación y seminarios de intercambio de experiencias, donde analizaron los planes que ellos han incorporado para incorporar en sus clases «pues  han sido capaces de incorporar una metodología de enseñanza de lenguas indígenas, lo que claramente puede ser una alternativa a generar en nuestra universidad».

En lo que respecta a emprendimiento, «Nueva Zelanda es un país desarrollado, tienen un solo pueblo indígena y sin duda tienen un trabajo avanzado sobre cómo el Estado apoya sus emprendimientos, pues no tienen subsidio sino un proceso de escalabilidad y ese es un desafío importante. El nivel de emprendimiento que tenemos hoy en la región en su mayoría nace por necesidad por lo que debemos pensar en cómo podemos perfeccionar a nuestros emprendedores para traspasar esa brecha. Nos falta fomentar el emprendimiento en los jóvenes indígenas, hay que estar en los liceos, hacerles entender a los chicos que su identidad es importante».

La académica es una convencida que «si logramos convencerlos de esta importancia ellos podrán modelar negocios en torno a sus valores, porque mucho son criados en torno a ellos pero no tienen el proceso reflexivo sobre lo que realmente significa. Si yo trabajo y actúo bajo estos principios, los nuevos negocios tendrán un valor distinto. Creo en ese espacio también puede ser conquistado por nosotros como universidad, apoyar a los más jóvenes para que puedan emprender con pertinencia indígena».

 

 

Menú
Open chat
X