Investigadora de la Universidad Autónoma de Chile expuso en Protagonistas 2030 de El Mercurio

“Construyendo Futuro” es el espíritu de una nueva edición de Protagonistas 2030, iniciativa de diario El Mercurio que busca aportar una mirada sobre el presente y los desafíos para Chile y que este año se realizó de manera online a través de la plataforma EMOL.

La Dra. Vania Figueroa, coordinadora de Ciencias Aplicadas del Centro de Comunicación de las Ciencias de la Universidad Autónoma de Chile, fue una de las expositoras en este encuentro con su conferencia “RealMente. ¿Cuánto sabes del cerebro?”, donde desmintió una serie de ideas no científicas sobre el cerebro, llamados también ‘neuromitos’.

El término es atribuido a Alan Crockard, que lo acuñó en la década de 1980 para referirse a las ideas no científicas sobre el cerebro en la cultura médica. Actualmente se utiliza para denominar un concepto erróneo generado por un malentendido, una lectura o cita errónea de hechos científicamente establecidos y aplicados en otros contextos del saber, como la educación. Y según Figueroa, muchas veces llevan a conductas discriminatorias en todo orden. “Somos particularmente sensibles a caer en esa trampa y se requiere tomar conciencia de su impacto en la sociedad”.

Uno de ellos sostiene que los humanos solo ocupamos el 10% del cerebro. “La evidencia apunta a que usamos la totalidad, todo el tiempo. No tendría sentido evolutivo desarrollar un órgano de alto consumo energético sólo para el 10%; de no utilizar el resto, implicaría que esas neuronas se atrofian y mueren”. Subrayó que no se puede prescindir de ninguna región del cerebro pues todas cumplen una función.

Pero la que a su juicio más daño ha causado es la que asegura que el cerebro funciona distinto según el género. “Se dice que las mujeres estarían supuestamente dotadas de una capacidad innata de realizar múltiples tareas, lo que ha llevado incluso a normalizar una doble jornada laboral para ellas con graves consecuencias para su salud física y mental”.

Existe, además, la idea de que los hombres utilizarían más el hemisferio cerebral izquierdo, “donde radicaran las habilidades analíticas, lógicas y racionales. Esto lamentablemente ha sustentado la falsa concepción de que ellos tendrían mayores capacidades para ciertas profesiones, como las ciencias o para ejercer posiciones de liderazgo, como en la política”, precisó.

La Dra. Figueroa puntualizó que las tecnologías de neuroimagen, como la tomografía computarizada (TC), la tomografía por emisión de positrones (PET) y la imagen por resonancia magnética (IRM), han permitido profundizar en el funcionamiento del cerebro por ejemplo al sugerir que incluso cuando dormimos nuestro cerebro sigue activo.

Menú
Open chat
X