Las proyecciones económicas para 2019 se estiman más ajustadas en comparación con 2018, realidad de la cual no escapará la Región del Maule.

Sobre este respecto, la vicedecana de la Facultad de Administración y Negocios de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, Jennifer Rivera, cuenta que la palabra “desaceleración” no se empleaba desde hace varios meses en la economía chilena. Sin embargo, retoma fuerzas en la actualidad, asociado a una ralentización en el ritmo de expansión financiera, lo que no significa que habrá estancamiento, “sino que la holgura será más acotada”.

Al consultarle si estas proyecciones tendrán alguna repercusión sobre las finanzas personales, señaló que “el crecimiento es conservador respecto a 2019”.

¿Qué representa esto para quienes inician su etapa universitaria y con ello asumen autonomía económica? A partir de marzo miles de jóvenes iniciarán sus estudios en establecimiento de educación superior y con ello dejarán su hogar, debiendo adaptarse a un nuevo espacio y asumiendo la responsabilidad de administrar los recursos del mes para cubrir sus gastos básicos y de estudio, además del sano esparcimiento.

La vicedecana Rivera subrayó que, si bien las proyecciones están ajustadas hacia la baja en relación con estimaciones anteriores, esto puede que no tenga un efecto directo en los jóvenes. No obstante, es importante que asuman la nueva etapa económica con responsabilidad.

En este sentido, la académica recomienda: ordenar gastos y definir prioridades. “La mayoría debe asignar una cantidad de recursos para un tiempo. Por lo tanto, se debe tratar de generar un patrón de gastos, homogéneo y no quedarse el miércoles sin un peso para enfrentar los días siguientes. Esto lo deben tomar muy en cuenta los estudiantes, en especial quienes inician esta etapa”, señaló.

En opinión de Rivera se deben seguir los principios básicos de las finanzas personales. «Hacer una proyección de los gastos y estimar egresos como alimentación, locomoción, gastos por razones de estudio, entretención y otros”.

 

ENDEUDAMIENTO JUVENIL

Años atrás el endeudamiento joven por aprobación de servicios crediticios, aún cuando no fuesen sujetos de crédito, generó un importante endeudamiento entre los universitarios, el cual fue asumido por los padres.

Sobre si existe conciencia al respecto, Jennifer Rivera recordó que las cifras de endeudamiento en Chile a escala general “son desalentadoras”, ya que existe poco conocimiento de la realidad.

Si bien exhortó a la población universitaria a sumir la autonomía económica con responsabilidad, también destacó el compromiso de quienes estudian y trabajan bajo el formato part-time, a propósito de financiar parte o la totalidad de sus estudios.

Lamentó que en la mayoría de los casos estas ofertas laborales sean en condición de informalidad. Sin embargo, detalló que este escenario genera en los alumnos sentido del valor económico y de los estudios.

Invitó a los universitarios a ser ordenados con las finanzas, tener un control de los gastos y realizar presupuestos intuitivos que consideren el monto disponible y gastos de un periodo.

 

ADMINISTRACIÓN DE UNA SEGUNDA CASA

Las familias también reajustan su economía. El ingreso de un hijo a la educación superior tiene un impacto significativo, ya que cambia la estructura de gastos. Habrá un ítem asociado a financiar arriendo en el caso de jóvenes foráneos; materiales de estudios, en el caso de estudiantes con Gratuidad; matrícula, traslados y otros.

«Existe un vuelco importante en la estructura presupuestaria de la familia, el cual también debe ser asumido con planificación y responsabilidad», señaló Rivera.

 

Menú
Open chat
X