El decrecimiento económico del país y específicamente del Maule se confirman por el Banco Central de Chile (BCCh), al presentar las cifras agregadas del segundo trimestre del año 2020, con una caída nacional del Producto Interno Bruto (PIB) de 14,1%, respecto a igual período del 2019, lo cual muestra un descenso “aplastante”, según el análisis del Dr. Guillermo Riquelme, académico de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, quien sostiene que la contracción en los sectores productivos se explica por la disminución de la demanda interna en 19,1%, en especial de los agregados macroeconómicos “Consumo” e “Inversión”, con variaciones sobre el -22,4% y -15,1%, respectivamente. “El primero fue afectado por la menor renta nacional e ingreso de los hogares y el segundo por la disminución en la importación de equipos y maquinarias, así como el aplazamiento de los proyectos de inversión. Claro está, todo gatillado por la pandemia”, comentó.

Al trasladar esta realidad nacional hasta la región del Maule, el también investigador del Centro de Estudios y Gestión Social del Maule (Ceges Maule), explica que tal y como había sido previsto en el Informe Socioeconómico del Maule (ISOMA), elaborado por el centro, la región registró en 2019 un crecimiento marginalmente negativo que finalmente se ubicó en 0,64%, lo que representa una brusca caída en la actividad productiva del territorio, si se compara con el crecimiento del 8,3% alcanzado el 2018.

“Lamentablemente desde el año pasado, incluso mucho antes del Estallido Social, las principales actividades económicas del Maule venían gradualmente cayendo. Fue el caso de las Exportaciones, que afectó a todo el sector Extractivo Silvoagropecuario, el Comercio y los Servicios Personales. Finalmente, se agregó en el último trimestre de 2019 el comienzo de la caída de la Construcción, tendencia negativa que continúa este año”, indicó Riquelme, quien subrayó que dichos números marcan el inicio de un ciclo económico contractivo para la región, el cual “se prolongará, muy probablemente, por todo el 2020, e incluso, hasta el primer trimestre del 2021”.

MAYOR SENSIBILIDAD

Al realizar una comparación entre el comportamiento económico del Maule y el país, el investigador precisó que en los últimos años se ha evidenciado que la región presenta ciclos económicos más profundos, lo que podría interpretarse como “una mayor reacción o sensibilidad de las actividades productivas locales respecto del comportamiento económico nacional”. Allí radica la razón por la cual en períodos expansivos la región crece mucho más que el país y en períodos contractivos decrece también en mayor medida.

Con dichos antecedentes se espera para el Maule un decrecimiento económico que superará las cifras del país hacia la baja, en al menos 0,5% en 2020. “Si consideramos que el Banco Central en el IPOM de junio proyectó para Chile un decrecimiento de su actividad económica entre 5,5 y 7,5 por ciento, la caída del Producto Interno Bruto en el Maule podría ubicarse en un rango entre 6 y 7 por ciento” valoró.

CIFRAS NACIONALES

Las cifras agregadas, entregadas por el BCCh, revelan severos descensos en diversos sectores productivos, como Transporte de -34%, Servicios personales de -27,9%, Comercio de -20,6% y Construcción de -20,4%.

Dichos datos resultan preocupantes, según la explicación de Riquelme, ya que estos sectores representan actualmente más del 40% del PIB regional. Si a esto se suma la mayor sensibilidad del Maule, la caída económica será mucho más marcada, en comparación con el comportamiento económico observable en otras regiones del país.

Menú
Open chat
X