El inicio de las prácticas clínicas es un paso crucial en la formación de cualquier estudiante del área de la Salud en la Universidad Autónoma de Chile. De asignaturas con contenidos generalistas, pasan a materias propias de la carrera y a conocer en terreno el real funcionamiento del sistema público y privado.

La investidura marca ese nuevo ciclo formativo. Además de las clases regulares, tendrán su primer contacto real con pacientes desde la matronería y vistiendo el uniforme que distingue a la que será su profesión.

Un total de 117 alumnos de tercer año de Obstetricia y Puericultura en Santiago, inician esa experiencia clínica con una emotiva ceremonia en compañía de sus familiares y docentes.

“Hoy dejamos de ser ‘mini matrones’ para convertirnos en matrones en formación”, dijeron Carolina Barahona y Bárbara Galaz durante su discurso, representando el sentir de todos sus compañeros de generación.

“Es inevitable no mirar atrás y pensar en el camino que hemos recorrido”. “Desde el primer día, se nos enseña el rol que debemos asumir y aquí estamos dando un paso hacia adelante vistiendo con orgullo, respeto y cariño este uniforme”.

Añadieron que “ser profesional no solo involucra el conocimiento o desarrollo de habilidades técnicas. Implica valores y sentimientos, donde tal vez el más importante sea el agradecimiento que tenemos a todos quienes nos han entregado su apoyo”.

Entre ellos, “a los profesores que día a día nos dedicaron parte de su experiencia, ya que enseñar es tener fe en la persona que se educa; es confiar, creer y sobre todo trascender en cada uno de nosotros a través del cariño, la seguridad y el amor por la profesión”.

La actividad fue encabezada por la directora de Obstetricia y Puericultura en Santiago, Sonia Muñoz, y la Secretaria Académica de la Facultad de Ciencias de la Salud, Pamela Maureira.

Menú
Open chat
X