Como un sistema autopoiético, en continua creación de sí mismo, las organizaciones en la actualidad se encuentran en una constante reparación, mantenimiento y modificación; lo contrario representa su muerte. Es tan vigente, amplia y notable la obra del biólogo chileno Humberto Maturana (1928 – 2021) que trasciende la biología y entrega lógicas a la ingeniería.

Para el director de la carrera Ingeniería Civil Industrial de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, Luis Carter Fuentes, es posible extraer conceptos e ideas propias de Maturana y aplicarlos a sistemas de la ingeniería, mismos que viven dentro de las organizaciones.

“Lo más destacable es su forma de ver la vida. Actualmente podemos ver que muchas empresas, lamentablemente, no pudieron resistir en un entorno social producto de la pandemia y murieron, y eso es lo que pasa en la biología. Pero también hay otras organizaciones que aprovecharon, tuvieron una oportunidad y mutaron sus sistemas, se hicieron más fuertes y son altamente rentables”, analizó el académico también Magíster en Sistemas de Gestión Integrado.

Carter apuntó que la manera cómo el biólogo ve los sistemas (su vivir, mutación, funcionamiento e interacción) es muy asertiva en el ámbito de las organizaciones. Esto permite analizar los sistemas de la ingeniería desde la óptica de la mejora y el fortalecimiento.

“Necesitamos formar sistemas mucho más resilientes y fortalecidos desde adentro, que resistan estos golpes o embates que vienen de afuera y que puedan sobrevivir a través del tiempo. Tomando en cuenta el término biológico de la ´mutación´, los sistemas deben mutar y estas organizaciones deben fortalecerse aún más para poder hacer frente a las futuras amenazas del entorno”, reflexionó el académico quien cita episodios de la historia chilena como el terremoto de 2010 o la actual pandemia por COVID-19, que han fracturado o afectado el sistema, con lo cual las organizaciones se han visto obligadas a reinventarse a sí mismas.

“El trabajo y las clases telemáticas, el e-commerce, son ejemplos de esto…. Los sistemas son súper frágiles y los debemos hacer resilientes y allí se observa la aplicación de la Teoría de los Sistemas. La idea es que los sistemas vayan mutando y se vayan adecuando a su entorno”, señaló.

Como los sistemas analizados por Maturana, las organizaciones se han creado a sí mismas.

 

Sistemas y personas

“Todos los sistemas están hechos por personas y obviamente que todo esto es apoyado por sistemas de información; computadores, análisis de datos muy avanzados de ´data science´ y ´data mining´, incluso de Inteligencia Artificial; entonces uno también puede ver que los sistemas de información han ido cambiando, adecuándose, inclusive en la mutación de lenguajes de programación”, comentó Carter, para quien los sistemas de información y las ciencias básicas también se han transformado con el avance de la tecnología

“Los ingenieros, lo que hacemos es interpretar un fenómeno de la naturaleza, explicado por la ciencia básica, y lo llevamos a fórmulas para poder calcular y medir cómo se comporta ese sistema y mejorar, mutar. En realidad hacemos lo que Humberto Maturana hablaba 40 o 50 años atrás”, agregó.

A juicio del académico, independiente de que la teoría de Maturana esté o no en los planes curriculares, un ingeniero industrial debe manejar teorías de sistemas y allí lee a su obra. Textos como “El árbol del conocimiento” (1984), es uno de los más recomendados.

Si de mejora continua se trata, la obra de Humberto Maturana seguirá vigente. Su teoría para ver la vida es transversal a las organizaciones, la vida, el trabajo y la familia.

Menú
Open chat
X