HIDROCLIM: Los efectos del cambio climático varían según los territorios

 

 

Proyecto, único en su tipo en Chile, busca determinar la vulnerabilidad y riesgo de suministro hídrico actual y futuro de la cuenca del Río Claro. Insumo fundamental para el diseño de medidas adaptadas a la situación particular de la Región del Maule, complementando el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático y los planes sectoriales con información recopilada desde los territorios.

«Las mediciones actuales sobre cómo está afectando el cambio climático a las cuencas solo considera índices como las precipitaciones y el aumento de temperatura, lo que es insuficiente» señala el Dr. Carlos Esse, coordinador del Instituto Iberoamericano de Desarrollo Sostenible (IIDS)-Temuco de la Universidad Autónoma de Chile, y agrega; «tenemos que levantar información sobre capacidad adaptativa, y construir los índices de riesgo y vulnerabilidad de los territorios, ello nos permitirá prepararnos y conocer anticipadamente las mermas en los flujos de aguas superficiales».

Este concepto más amplio está incorporado en el proyecto Vulnerabilidad y riesgo hídrico ante fenómenos climáticos extremos: Adaptación al cambio climático y conservación de los servicios ecosistémicos en la cuenca del Río Claro (HIDROCLIM), el que comprende el levantamiento de los distintos ecosistemas presentes en la Cuenca del Río Claro e implementará una red de monitoreo de la calidad y cantidad hídrica de la cuenca que medirá el comportamiento del flujo hidrológico, el balance y cómo éste se comporta en los distintos períodos.

Las cuencas son importantes fuentes de diversidad, pero también son fundamentales para la generación de bienes y servicios en los territorios, «lo interesante de este proyecto es que no es solo define los servicios ecosistémicos existentes, sino que permite poner el énfasis en cuáles son los más relevantes. Busca no solo entender el impacto del cambio climático en la ecología, sino en su concepción social, permitiendo proteger y salvaguardar también los bienes y servicios locales» señala el investigador.

En este sentido es fundamental la vinculación con los diversos actores relevantes del territorio, el proyecto cuenta con el apoyo económico del Gobierno Regional del Maule, a través de su Fondo de Innovación para la Competitividad Regional. Participan también el Municipio San Rafael, Comité Regional de Cambio Climático del Maule y Ministerio del Medio Ambiente, además del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México.

HIDROCLIM se inició oficialmente en enero 2020 con el mapeo completo de la cuenca. Se definió 30 puntos de interés, los que ahora serán revisados para definir con claridad cuáles son los más relevantes. Además de este levantamiento, el proyecto también generará un protocolo de riesgo y vulnerabilidad hídrica al cambio climático y un manual para el diseño e implementación de medidas de adaptación locales.

«Este tipo de análisis tienen que realizarse en cada cuenca del país, sobre todo considerando las diferencias climáticas de Chile» plantea el Dr. Carlos Esse, quién válido la metodología en estudios previos, ya que es prioritario definir la situación de cada región y localidad, para poder diseñar e implementar medidas pertinentes. Y agrega; «las medidas de adaptación no pueden diseñarse desde Santiago, deben considerar los diversos usos, cultura, tradición y capacidad productiva: la que varía de cuenca a cuenca. Debemos ser capaces de encontrar los puntos de equilibrio beneficiosos para todos»

Menú
Open chat
X