Ciento cincuenta trabajadoras de Integra están realizando una pasantía en las aulas de la Universidad Autónoma de Chile, en el contexto de una jornada que ejecuta la Fundación a través de sus programas educativos, en pro del aseguramiento de la calidad de sus procesos.

“Ellos han considerado nuestra Sala Interactiva para realizar la parte práctica de este proyecto de mejoramiento y a nosotros como universidad para transferir el conocimiento y la experiencia en esta aula que es única en su tipo”, señaló la directora de la Carrera de Educación Parvularia de la Autónoma, Marianne Boelken.

A su juicio, la labor que se puede realizar en este tipo de sala es innovador y provechoso para los niños respecto de su proceso de aprendizaje.

“Esto permite innovar en los procesos de enseñanza aprendizaje, con una metodología inspirada en Feuerstein, pedagogo israelí que plantea que las personas pueden modificar sus estructuras cognitivas a través de la mediación y los ambientes enriquecidos. En otras palabras, el ser humano puede modificarse a partir de la riqueza de su ambiente. Crea salas como esta, con paredes interactivas donde el niño actúa en otro escenario educativo, ya no en sillas y mesas, sino en paredes, por ejemplo, magnéticas, de agua, de alfombra, etcétera”, explicó la académica.

Esta metodología en la que se capacitan las funcionarias de Integra, es diferente, respeta el desarrollo infantil y las características del niño. No lo escolariza y muy por el contrario, desarrolla y fomenta la creatividad, la innovación, la participación y el rol activo del menor.

A juicio Boelken, el hecho que Fundación Integra escogiera la Universidad Autónoma de Chile para que sus funcionarias realicen una pasantía, confirma la calidad de referente de la Carrera en la formación de educadoras de párvulo.

Menú
Open chat
X