La Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Chile organizó un seminario taller donde se abordaron los desafíos tecnológicos y humanos de la profesión de ingeniero, en una actividad que estuvo marcada por la exposición del representante del Consejo de Especialidad Industrial del Colegio de Ingenieros de Chile, Mauro Grossi.

Al respecto, el Decano de la Facultad de Ingeniería, Mg. Guillermo Schaffeld, planteó que esta es una de las actividades importantes para los estudiantes, en el contexto de que hoy es relevante que los profesionales del área manejen no solamente los aspectos técnicos o ingenieriles, sino también los humanos. “Los diseños, propuestas o soluciones de los profesionales de la ingeniería tienen efectos en la sociedad y en las comunidades, tanto locales como globales, y por lo tanto, hoy queremos justamente recalcar el empalme de ambos aspectos, el humano, social y ambiental con el técnico y el económico, de modo que los alumnos sepan que esta profesión es integral y no solamente, como mucha gente piensa, que el ingeniero está preocupado de los números fríos y de la pura técnica sin tomar en cuenta otros aspectos de las comunidades y los efectos que pueden tener sus soluciones”, indicó la autoridad universitaria.

Schaffeld agregó que esta dimensión es parte de las nuevas demandas y desafíos que tienen los ingenieros, en el sentido de la preocupación que debe existir por el impacto presente y futuro de los diseños, las concepciones y las soluciones propuestas. “No es lo mismo el diseño y la solución de un abastecimiento de agua en una comunidad de Talca que en una comunidad rural que puede tener otras costumbres. El ingeniero tiene que poder implementar distintas maneras de solución para un problema considerando la opinión de las comunidades”, señaló el decano.

En ese sentido, el ingeniero civil industrial, miembro del Colegio de Ingenieros de Chile, Mauro Grossi, planteó que la ingeniería ha sido un vínculo entre la ciencia y la tecnología, y que un desafío actual importante del gremio es buscar formas creativas de mostrar a las futuras generaciones de ingenieros la relevancia de la tecnología para el desarrollo profesional. “Hoy vivimos en un escenario donde los cambios tecnológicos son mucho más rápidos que lo que nos tocó vivir a nosotros, y por tanto, nuestro desafío hoy es colaborar en la formación de estos estudiantes para que puedan abordar problemas que muchas veces desconocemos pero que en el futuro ellos sí tendrán que solucionar a través de sus diseños de ingeniería”, dijo Grossi.

Por eso, el representante del gremio de la ingeniería subrayó que para el Colegio de Ingenieros es fundamental que el ejercicio profesional se haga de manera ética, responsable y comprometida, y que, además, el ingeniero aporte al desarrollo del país.

Menú
Open chat
X