Las salidas a terreno son una de las actividades más interesantes para los alumnos de Ingeniería en Construcción. En la Universidad Autónoma de Chile, son experiencias que viven desde el primer año de carrera.

Y para hacerlo necesitan implementos de seguridad. Por eso fue tan importante su ceremonia de Investidura, en la que cada uno recibió los cascos institucionales que los acompañarán quizá hasta el último día de su ejercicio profesional.

Son 48 jóvenes llenos de ilusiones, que están recién comenzando cinco años de intensa formación teórica y práctica para dominar las ciencias básicas que sustentan la disciplina y que les permitirán estudiar, implementar, gestionar y ejecutar obras de construcción.

Toda la familia de Dilan Reyes está vinculada a esa actividad y siempre supo que era su vocación. “El ámbito laboral me llama mucho la atención: estar al aire libre, en terreno y no encerrado en una oficina, es entretenido y a la vez desafiante”.

En unos años más, espera desempeñarse en la edificación de grandes obras, acompañado de su nuevo casco, zapatos y otros elementos de seguridad.

Lo mismo espera Carla Quiñones. “Desde chica he soñado con esta profesión; con levantar yo misma mi casa. Con el tiempo esa aspiración fue madurando y derivando hacia la carrera en la que estoy ahora, que me encanta”.

Aunque está en primer año, sabe que recibir el casco es un paso adelante en concretar ese sueño. “Estoy feliz, siento que de verdad estoy en una etapa importante en mi vida, que estoy aprovechando una oportunidad muy valiosa”.

El director de Ingeniería en Construcción en Santiago, magíster Ítalo Sepúlveda, subrayó que “desde el primer día de clases, buscamos que nuestros estudiantes sientan que están ejerciendo la profesión”.

Las salidas a terreno forman parte del programa curricular de asignaturas como Introducción a la Construcción, complementando así los conocimientos teóricos adquiridos en las aulas.

Menú
Open chat
X