Las habilidades y competencias de un ingeniero no se limitan a conocer la ciencia y los avances tecnológicos propios de la disciplina. Deben ser conscientes de que en su ejercicio profesional contribuyen a la toma de decisiones que afectan a la organización y también a su entorno.

Ese fue el eje de la conferencia que dictó en la Universidad Autónoma de Chile el docente de la Facultad de Ingeniería y socio del Colegio de Ingenieros de Chile Mauro Grossi, realizada como parte de las actividades del convenio entre esa casa de estudios y la Especialidad Industrial de la asociación gremial.

En su charla “Desafíos tecnológicos y humanos para el ejercicio profesional de los ingenieros e ingenieras”, el académico subrayó que las organizaciones son lideradas y gestionadas por personas que toman decisiones que impactan a la propia empresa así como, directa o indirectamente, a la comunidad y la  sociedad.

Por ello, sus actuaciones y decisiones deben considerar sus conocimientos disciplinares y además su responsabilidad social y la ética. Esos son desafíos que están enfrentando hoy y lo seguirán haciendo en el futuro.

La jornada finalizó con un taller práctico en que los estudiantes de Ingeniería Civil Industrial e Ingeniería Civil Informática, docentes e invitados externos, ejercitaron su capacidad de trabajo en equipo, la distribución de liderazgos y el logro eficiente de las metas establecidas.

El Decano de la Facultad de Ingeniería, Guillermo Schaffeld, destacó por su parte que el ejercicio de la disciplina va más allá de diseñar una estrategia, implementar una operación y resolver problemas.

Así, el fortalecimiento de habilidades y actitudes transversales como la comunicación, la abstracción, el análisis y síntesis, la ética y el pensamiento crítico, además de la responsabilidad social, son para esa institución de educación superior competencias distintivas de una formación integral.

 

Menú
Open chat
X