“Sacrificio” es la palabra que mejor resume los cinco años de estudio de Tania Sanhueza. “Es una carrera que implica mucha dedicación y energía, porque nuestros profesores son demasiado exigentes y las materias son a veces muy complejas”.

Junto a otro medio centenar de estudiantes, acaba de egresar de Derecho en la Universidad Autónoma de Chile en Santiago y ya piensa en su proyección profesional: trabajar en la Fiscalía en el sur del país, “para aportar mis conocimientos a ayudar a personas que más lo necesiten”.

Tras la ceremonia, encabezada por el Decano, Dr. José Francisco García y el director de carrera, Patricio Valdés, sostuvo que “es en cierto modo el fin del pregrado, pero el inicio de un período muy enriquecedor”.

Es el mismo espíritu con que Franco Velásquez ha asumido los desafíos pasados y los que se vienen. “Egresar de Derecho no es un milagro sino el resultado de un esfuerzo diario, de levantarse temprano y de estudiar con tiempo para las pruebas”.

Al igual que Tania, confía en que su profesión será una herramienta para contribuir a la sociedad. “Mi área de interés es el Derecho Laboral y sería interesante desempeñarme en una institución que ayude a quienes no tienen recursos para financiar asesoría legal en ese ámbito”.

Es un logro que, al igual que el resto de sus compañeros de clase, dedicó especialmente a sus padres. Aquellos que, aseguró, lo han acompañado en todo el proceso para convertirse en abogado con sólidos conocimientos, sentido de responsabilidad social y un fuerte compromiso ético.

Menú
Open chat
X