Profesionales egresados de la carrera de Pedagogía en Educación Básica participaron en un curso destinado a capacitarse en evaluación docente, sistema que implica una valoración obligatoria para los profesores de aula que se desempeñan en establecimientos municipales a lo largo del país con el objetivo de fortalecer la profesión docente y contribuir a mejorar la calidad de la educación.

El director de la carrera, Dr. Rodrigo Berríos, valoró el hecho de la coordinación con el Círculo de Titulados de la institución con el objetivo mantener un permanente contacto con los egresados y también la temática abordada dado que en 2020 comienza a regir el nuevo decreto de evaluación. “Nuestra misión siempre ha sido prepararlos más allá del tema universitario, de la academia, ya que también hemos querido ayudarle con competencias que tal vez necesitan una vez que están ejerciendo. Por ejemplo, ahora estamos con el Curso de Evaluación Docente, porque todos los profesores nos tenemos que evaluar alguna vez en el sistema, entonces estamos dando algunas orientaciones para preparar esas pruebas, de tal manera que cumplimos con nuestra misión y nuestra responsabilidad como carrera apoyados por el Círculo de Titulados, de entregar estas competencias a nuestros egresados”, dijo Berríos.

Además, agregó que “esta es una de las formas que tenemos de apelar al concepto de calidad de educación. Si queremos hacer mejoras, claramente hay que exigir, de una u otra forma, mejores profesionales que sean capaces de demostrar que tienen un mayor conocimiento de la didáctica y que eso que llegue al aula”.

La relatora del curso, Magíster en Educación Basada en Competencias y evaluadora en la Escuela Carlos Salinas, Isabel Ruz, precisó que la idea de este programa es que los participantes manejen los instrumentos evaluativos que tiene la dotación docente y puedan llevarlo al trabajo colaborativo. “Esto es importante porque el próximo año empieza a regir el nuevo decreto de evaluación donde nosotros tenemos que dar todas las instancias a los estudiantes para que puedan aprobar, no puede ser tan solo un método de evaluación o un estilo, los profesores tenemos que esforzarnos para cubrir los diferentes estilos de aprendizaje y el niño pueda aprender de diferentes maneras y demostrar lo aprendido con diferentes instrumentos de evaluación”, indicó la profesional.

Ruz manifestó que esto genera desafíos en el trabajo colaborativo entre los pares, “de manera que se apoyen porque todos tenemos muchas fortalezas, pero también debilidades. Los profesores tienen que empezar a trabajar con docentes de diferentes disciplinas en los diferentes niveles porque todos tienen los mismos problemas, de manera de buscar soluciones. Es lo que se llama ahora comunidades de aprendizaje en las escuelas y eso es lo que está pidiendo el Ministerio de Educación”, planteó.

Menú
Open chat
X