De los 79 proyectos científicos presentados por escolares de establecimientos educacionales de todo el país, 35 pasaron a la final de la Feria Científica Nacional Juvenil organizada por el Museo Nacional de Historia Natural.

Los trabajos -que destacaron por su complejidad y creatividad- fueron evaluados por un jurado de reconocidos docentes e investigadores, entre ellos la directora de Pedagogía en Educación Básica de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago, Paola Schönffeldt.

Una de las propuestas fue ‘Parámetros ambientales que influyen en la fotosíntesis, crecimiento y producción de spirulina (Arthrospira maxima) en condiciones de laboratorio’, de la Escuela Presidente Aníbal Pinto. La otra, ‘Cerealalguita: un alimento funcional’, del Colegio Leonardo da Vinci, ambos de Coquimbo.

“Haber sido invitada fue muy importante -dijo Schönffeldt-, porque los alumnos diseñaron proyectos muy interesantes en ciencias y medioambiente, que es un área que no siempre se aborda con la suficiente profundidad”.

Precisó además que, a partir de esa invitación, se han abierto espacios de colaboración muy relevantes con el Museo Nacional de Historia Natural. “De hecho, ya hemos tenido capacitaciones y charlas en evaluación de proyectos científicos para los estudiantes de segundo y tercer año de la carrera”.

La Feria Científica Nacional Juvenil se realiza desde 1970 y es una de las más antiguas de América Latina en su categoría. Ha logrado un sólido reconocimiento y prestigio por su aporte a la promoción y divulgación de las ciencias y la tecnología entre los escolares y sus profesores.

En esta 47 versión del certamen, compitieron 13 proyectos de enseñanza básica y 66 de enseñanza media. De las 35 propuestas que llegaron a la final, 25 correspondieron a establecimientos educacionales de regiones.

Menú
Open chat
X