Desarrollar actividades y programas académicos de servicios de asistencia a la comunidad, es una manera efectiva de vincularse con el entorno. Además de tener un alto valor pedagógico, brindan un servicio gratuito y de calidad para mejorar la calidad de vida de personas, familias y grupos.

Ese uno de los propósitos de la Clínica Psicológica de la Universidad Autónoma de Chile, donde Daniela Lara acaba de comenzar su práctica profesional.

“He aprendido mucho, porque es una instancia en la que aplicamos las teorías básicas de la psicología para diagnosticar y para intervenir. Así, podemos contribuir al bienestar psicosocial de nuestros usuarios”, señala.

Asegura que la universidad le ha dado “todas las herramientas para crecer en lo profesional”, por lo que trabajar en la Clínica ha sido una experiencia provechosa “que ha cumplido todas nuestras expectativas como estudiantes”.

La práctica es un proceso que tanto Daniela como el resto de sus compañeros ha esperado desde el primer año de carrera y que para su directora, la profesora magíster Jessica Morales, representa la culminación de una etapa y el inicio de otra aún más desafiante.

En su discurso, durante la ceremonia de investidura de sus alumnos, señaló que “en su desempeño, ustedes representan con orgullo los valores que han marcado su proceso formativo”, coherente con el perfil de egreso.

Al finalizar el pregrado, poseen las competencias profesionales para aplicar técnicas de evaluación, diagnóstico e intervención integral, así como para desarrollar estrategias para adaptarse a diferentes contextos con autonomía, responsabilidad, ética y sentido social.

 

Menú
Open chat
X