La entrada en vigencia de la ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales, supone un cambio significativo no solo para los establecimientos de salud sino también las matronas y matrones.

¿Qué protocolo deben seguir en esa situación? ¿Opera para ellos la objeción de conciencia? Esos fueron algunos de los temas que analizaron profesionales de atención primaria, docentes y estudiantes, durante un encuentro organizado por el Colegio de Matronas y Matrones en la Universidad Autónoma de Chile.

La vicepresidenta del Consejo Regional Santiago del gremio, Katiuska Rojas, explicó que “hemos querido poner sobre la mesa el debate de nuestro rol bajo esta nueva ley en la atención primaria en particular, porque somos un eslabón fundamental en el acceso de la mujer a la salud”.

“Es muy importante que la academia se incorpore a este debate porque es aquí donde nace la profesión. Los alumnos deberán incorporarse a un campo laboral nuevo y el docente debe tener una visión formadora que incorpore ese contexto”.

En esa misma línea, la directora de Obstetricia y Puericultura de esa casa de estudios, Sonia Muñoz, destacó que “en lo académico, es importante conocer la nueva normativa y los lineamientos legales, éticos y procedimentales que nos rigen”.

“En la ley de Identidad de Género y de Interrupción del Embarazo en Tres Causales, nuestra responsabilidad es vital. Por eso es tan relevante que los alumnos se familiaricen con ello desde el punto de vista obstétrico y ginecológico”.

La jornada fue parte de las instancias de perfeccionamiento que ha venido realizando el Colegio de Matronas y Matrones, con el propósito de fortalecer el papel de sus profesionales en las distintas áreas del sistema público y privado de Salud.

 

Menú
Open chat
X