Un equipo de investigadores de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, estudia el hábitat de 16 especies de aves de América. Como no pueden repartirse por todo el continente, invitan a personas de todas las edades y países a aportar sus observaciones.

Ese es el espíritu de la ciencia participativa y también del proyecto Celebrate urban birds (Celebra las aves urbanas), que lleva adelante el laboratorio de Ornitología de esa casa de estudios del estado de Nueva York.

Fundada hace exactamente una década, la iniciativa es liderada por la chilena Karen Purcell, que compartió su experiencia durante un seminario internacional organizado por la Universidad Autónoma de Chile y la Fundación Ciencia Ciudadana en Santiago.

“Cuando sistemáticamente recibes datos de dónde se ha visto una especie determinada, en qué época del año y en qué cantidades, es posible construir un patrón de su comportamiento y migraciones”, explicó.

Así, la comunidad participa activamente del proceso científico, de manera abierta, transparente e inclusiva. “Cualquier persona puede colaborar con los científicos o una organización, aunque tenga poca o ninguna experiencia en el área, y así contribuir a avanzar en el conocimiento”.

Según Purcell, existe una brecha significativa entre la ciudadanía y las ciencias. Frente a ello, enfatizo que “si queremos asegurarnos de seguir avanzando en el conocimiento -dijo Purcell-, no podemos aislarnos. Debemos involucrar a otros a ser parte del proceso científico”.

En el seminario expusieron también la presidenta de Fundación Ciencia Ciudadana, Dra. Dinka Acevedo; el director ejecutivo de Fundación Ibercivis (España), Fermín Serrano; y el jefe de Investigación del Colectivo El Gato y la Caja (Argentina), Dr. Andrés Rieznik.

Al inaugurar la jornada, el Vicerrector de Investigación y Postgrado de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Iván Suazo, destacó el interés de esa casa de estudios por la ciencia ciudadana al asegurar que “la universidad no es exclusiva de estudiantes, académicos e investigadores. Debe ser una plaza pública, un lugar de encuentro”.

“Los académicos e investigadores tenemos el deber de empoderar a la comunidad a través de la participación con sentido”, lo que contribuye a involucrar a los ciudadanos en el trabajo científico, añadió.

La actividad, realizada en el campus Providencia, fue patrocinada por las embajadas de España y Estados Unidos, Iniciativa Científica Milenio del Ministerio de Economía, Chile Científico y Canal 13 Cable, entre otros.

Menú
Open chat
X