Partir un emprendimiento con muy pocos recursos sí es posible; lo que no puede faltar es la determinación. Así lo señaló el CEO de Felices y Forrados, Gino Lorenzini, durante una charla a estudiantes de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago.

Los contactos iniciales, así como los recursos, no son impedimento para concretar una idea de negocio. De hecho, recordó que 9 de cada 10 emprendimientos fracasan porque poseen una estructura demasiado cara.

“No tiene que ver con tener o no dinero; uno puede comenzar con casi nada. Lo que se necesita son ganas de emprender, de motivarse con algo y sobre todo tener una estructura flexible para ir enfrentando los desafíos. De esa forma, es muy probable que el negocio termine siendo exitoso”.

Ingeniero Comercial y magíster en Finanzas, Lorenzini se desempeñó como analista de marketing, Brand manager y gerente de distintas empresas, hasta que el 2012 fundó Felices y Forrados, dedicada a las asesorías financieras y previsionales.

Explicó que “hay que ser lo más flexible posible. Esa flexibilidad permite conocer el negocio, que es el primer gran detalle del éxito. “Es mucho mejor partir a pequeña escala pero flexible a tratar de invertir mucha plata, porque eso va a terminar hundiendo el emprendimiento”.

La experiencia es, a su juicio, la mejor escuela, pues mientras más se aprende de aplicar la teoría y la práctica, hay menos probabilidad de fracasar.

Menú
Open chat
X