Al cumplir su primer año de existencia, el Centro de Regulación y Consumo de la Universidad Autónoma de Chile efectuará, este martes 28 de noviembre, su primera Cuenta Pública ante autoridades y la comunidad universitaria.

Como parte de la actividad se dará a conocer el estudio “Protección al Consumidor: estudio legislativo de los últimos 8 años”, un riguroso material de análisis de 70 carillas, guiado por por investigadores y profesores y elaborado por alumnos de pregrado del “Programa Jóvenes Investigadores”.

El documento aborda toda la legislación de los últimos ocho años en el ámbito del consumo y las modificaciones a la Ley N° 19.496 que establece normas sobre protección de los derechos de los consumidores.

Se han revisado los actuales proyectos de ley (vigentes y archivados) y leyes aprobadas en dicho ámbito. El estudio busca identificar, por una parte, el progreso de los últimos años y por otra, definir las prioridades que debiese tener el siguiente gobierno y parlamento. Dado que estamos insertos en un mundo global, donde los problemas de los consumidores son comunes y por ende requerimos de las mismas soluciones, creemos importante dar cuenta y reflexionar acerca del trabajo desarrollado por el parlamento europeo y conocer así los avances que ha existido en Europa en esta materia.

De este modo, la U. Autónoma pretende, a través del Centro de Regulación y Consumo, ayudar en la definición de las políticas públicas de los próximos años en el ámbito de protección al consumidor, y conseguir una protección eficaz, generando una mayor igualdad entre proveedores y consumidores. En definitiva, este trabajo servirá para ilustrar la situación actual y la evolución del tema a la comunidad en general, a la comunidad científica, a los parlamentarios y sus asesores, a los centros de estudios (Think Tanks) y a las ONGs preocupada del Derecho de Consumo.

Para el director del Centro de Regulación y Consumo, Dr. Sebastián Bozzo, uno de los valores agregados de este trabajo de investigación es evidenciar “qué es lo que es lo que se ha hecho, qué ha sucedido en materia de consumo los últimos ocho años, más allá de la reforma la Sernac, pronta a ser promulgada y actualmente en revisión en el Tribunal Constitucional”. Recordó que muchos de los proyectos sobre el consumidor que se han presentado quedan sin movimiento, algunos se han incluido en la reforma al Sernac o se fusionaron y luego quedaron a medio camino en la tramitación legislativa, congelados, pero surgen por la contingencia y por denuncias del día a día”.

El académico e investigador enfatizó que el estudio es un nítido complemento a la “fotografía actual del consumidor 2.0”. Aquí, indicó, hay dos fenómenos sociales de masas. “Por una parte estamos ante un alto nivel de educación que ha alcanzado el consumidor en estas materias de velar por sus derechos y qué dicen las normas legales. Pero eso va acompañado por la irrupción de nuevas tecnologías y fuentes de información como lo son las Redes Sociales y, de esta manera, el consumidor puede interactuar con el proveedor, y cómo lo hace, reclamando mediante las nuevas tecnologías, exigiendo el cumplimiento de sus derechos. Ahora el consumidor puede tomar al toro por las astas, lo que antes era muy complejo. En cambio, ahora, hay páginas de reclamos, cuentas de Twitter, Facebook, canales de YouTube, etc”, así construyen una enorme fuerza colectiva”, puntualizó.

Menú
Open chat
X